Desde su descanso, el Presidente brindó dos entrevistas esta semana, en una de las cuales sostuvo que el país vivió «los últimos 70 años de fiesta, de la que no se sale en tres años». Estos dichos provocaron repudio en sectores de DDHH ya que ese lapso contempla la última dictadura militar.

 

 

El Presidente está de vacaciones en Villa La Angostura desde antes de Navidad y continuará allí hasta el 15 de este mes, cuando viajará a Tierra del Fuego y Santa Cruz. Por estos días, presenció algunos actos y dio dos entrevistas a la prensa, en donde habló de la economía argentina: «Tenemos que bajar el gasto público, no se puede gastar más de lo que uno tiene, no se puede vivir de prestado», dijo.

 

No obstante, se refirió a lo positivo de la crisis porque según él «crecimos mucho como sociedad», y agregó: «Comprendimos que de 70 años de fiestas, especialmente los últimos 15, no se sale en tres años».

 

Es por esta frase, que generó un gran repudio por su significación en la historia de nuestro país y la lucha por los derechos humanos, que, Estela de Carlotto, Titular de Abuelas de Plaza de Mayo menifestó: «Este hombre ha vivido y vive en una burbuja”.

En ese sentido, la referente en la lucha por la restitución de nietos y la búsqueda de ‘Verdad, memoria y justicia’, señaló: “Por la edad que tengo y por la historia que me tocó vivir, inclusive por fuera de la última dictadura militar, la mención a los 70 años de fiestas me resulta tremendamente hiriente y de un absoluto desapego de humanidad hacia el pueblo más necesitado. Decir que hubo 70 años de fiesta, más allá de la falsedad, ya entra un poco en el estado de demencia porque desde 1930 hemos vivido con dictaduras militares que interrumpieron gobiernos constitucionales, con represión y, por supuesto, con la anulación de todos los derechos, hasta llegar al terrorismo a ultranza de la última dictadura”.

Carolina Bisgarra