*Por Jorge Joury

Por los pasillos de la gobernación circula con fuerza el rumor de una nueva estrategia para salvar a María Eugenia Vidal de un posible naufragio de Mauricio Macri en las elecciones de octubre. La idea tomó ímpetu después del cónclave de Chapdmalal y se fortaleció cuando el propio Presidente en persona salió a rechazar de plano un posible Plan V. 

Ante la pregunta de un periodista que lo consultó en Entre Ríos sobre la posibilidad de llevar a Vidal en la fórmula presidencial o en su defecto a un radical, Macri dijo que por la vicepresidencia «aún no hay nada definido», pero le dejó un claro mensaje a la gobernadora, disfrazado de elogio: «Es tan buena que la queremos poner en todos lados pero ella tiene que ser gobernadora de la provincia», remarcó como una manera de marcar la cancha.

Con Macri definitivamente lanzado a dar la pelea por la reelección, la conclusión del vidalismo, aunque dolorosa, es que una de las opciones para evitar un arrastre negativo nacional, sería apelar a «la tijerita», una forma de propiciar un corte de boleta para salvar a la gobernadora, ya que en Provincia la elección se gana por un voto.

Pero también ha comenzado a sonar otra alternativa que le permitiría a Vidal no tener que apelar al corte de boleta de tan alto costo partidario. La jugada sería impulsar que en la Provincia se aplique el sistema de boleta única. El plan aún está en pañales, ya que requiere acciones aceitadas para consumarlo, pero se cocina a fuego lento en los laboratorios de la residencia de la calle 6. Incluso algunos se animan a decir que no es un tema que haya mandado a estudiar la propia mandataria. LA PAPELETA SALVADORA»El plan supervivencia», como algunos la denominan, había empezado a circular como rumor en varias mesas políticas días atrás, al mismo ritmo que se conocen encuestas negativas para el presidente en la geografía bonaerense, más aún en el Gran Buenos Aires.

¿Qué significa la boleta única? Es lisa y llanamente, una simplificación del voto en una misma papeleta. Todos los candidatos y los ciudadanos tendrían que marcar el postulante que prefieran. Una suerte del fin de la lista sábana. Al menos para los cargos provinciales si es que no se hace una reforma de la ley nacional.

¿Se puede poner en práctica? se preguntó en fuentes confiables. La respuesta fue sí. ¿Requiere de acuerdo en la legislatura? La respuesta fue «por decreto podría salir». En cualquiera de los casos, en el entorno de Vidal no se resignan al riesgo de ir a un comicio donde Macri puede perder en la primera vuelta pero quedaría con chances en el balotaje mientras que un arrastre de ello le otorgaría dolores de cabeza a Vidal para sostener el territorio. Mucho más sabiendo que ella es más valorada que él.También Vidal apuesta a que Sergio Berni sea candidato a gobernador para que el peronismo vaya dividido y se le allane el camino a la reelección en la provincia. Lo que se quiere es reeditar la experiencia que le dio éxito a Cambiemos en 2017 con Florencio Randazzo, que se postuló a senador nacional por la provincia, pese a tener chances nulas.

El ex ministro, que siempre se dijo que estuvo financiado por Cambiemos, sacó algo más de 5 puntos claves para la victoria de Esteban Bullrich, que superó a Cristina Kirchner por menos de 4.

Ahora Vidal espera que Berni, ex secretario y viceministro de Seguridad de la Nación, haga lo propio y le saque 4 ó 5 puntos al candidato del peronismo. De esto también se habló durante el retiro que Vidal organizó junto a su gabinete en el complejo de Chapadmalal.

LOS ULTIMOS NUMEROS INQUIETANN

No obstante, las últimas mediciones oficiales preocupan a los asesores bonaerenses. Señalan que Cristina le arrancaría al Presidente a siete meses de octubre entre 11 y 12 puntos de ventaja. Ante este escenario, la gobernadora estaría obligada a descontar esa ventaja para conservar el territorio principal. Una tarea, a simple vista titánica y que exigiría un corte de boletas que carece de antecedentes en Buenos Aires. Los milagros son difíciles de repetir. Vidal recortó siete puntos en 2015 debido a tres factores: la frescura de su personalidad; la novedad que en el plano nacional representaba Cambiemos y la presencia negativa de Aníbal Fernández que Cristina plantó como adversario.

Ninguno de esos factores sobrevine en la escena ahora, aunque Vidal continúa siendo la dirigente con mejor ponderación social del país.  La gobernadora conserva margen para dar la pelea. Sus asesores. creen que existe una firme voluntad del electorado para practicar el corte de boleta, para tratar de conservarla en el sillón de Dardo Rocha, al margen del destino que suponga la disputa presidencial. En esa geografía de la pirámide electoral, Vidal hace un recorrido vertical.

Retiene la totalidad de votos propios, barre con los independientes y, como sucedió en el 2015, se nutre también de adherentes a Sergio Massa. Además, según la última medición, también mordería en el espacio hipotético que lidera Lavagna. Se ignora quién puede ser su representante en Buenos Aires. El laboratorio indica, según aquella muestra, que casi uno de cada diez ciudadanos debería recurrir al corte de boleta para que Vidal consiga la reelección.Otra de las estrategias de las primeras espadas del oficialismo, implica comenzar a provincializar el discurso de campaña, y salir a militar con fuerza el plan de obras, desde las centrales de infraestructura, como las hidráulicas y las rutas, agua, cloacas y asfalto.

CONSTRUIR CON LO HECHO

Las obras son uno de los pilares del gobierno provincial y con el avance en las rutas bonaerenses sacan lustre. En ese sentido, desde el equipo de la gobernadora María Eugenia Vidal anunciaron que se alcanzaron la rehabilitación de 4.400 kilómetros de ruta.

De esa manera, en Gobernación aseguran que se trata del 42% más que su antecesor, Daniel Scioli, quien llegó a 3.100 kilómetros. Conforme a los datos oficiales, el Ministerio de Infraestructura bonaerense rehabilitó rutas a un promedio de 110 kilómetros por mes, es decir que arregló 3,66 kilómetros por día.

Así, sostienen que la diferencia es notoria ya que llegó a rehabilitar poco más de 32 kilómetros mensualmente y 1,07 kilómetros diarios. La inversión total de la gestión de Vialidad desde que asumió Vidal hasta la fecha es de 38 mil millones de pesos.

En el período comprendido entre 2016 y 2018, además, se pavimentaron 215 kilómetros de rutas y caminos y se repavimentaron 1.300 kms. También se intervinieron 6.900 cuadras.Vidal también bajó línea a sus funcionarios para que dejen de calentar los sillones de los despachos y salgan a fortalecer el diálogo con los intendentes de todos los partidos políticos. Es una forma de confirmar el vinculo de los municipios con la gobernación y desenganchar del tren bonaerense a los vagones de pálidas que arrastra la Casa Rosada. «Se puede hacer campaña sin usar el nombre de Mauricio. Y los intendentes pueden apostar más a lo local. Entre 135 alcaldes, muchos van a coincidir con esta jugada», reconoció un alto funcionario que puso a fuego lento la estrategia en los laboratorios amarillos. Pero Macri parece tener la idea contraria y lo que quiere es pegar a Vidal en todos sus actos, como una manera que volver a recuperar puntos y así llegar al 30% del voto duro que tenía en el pasado, ya que según encuestadoras, actualmente cayó al 24%. Por esta razón se explica que el Presidente haya aparecido en el final del «retiro espiritual» en Chapadmalal a pegarse en esa foto con la tropa bonaerense.

LIDIAR CON 80% DE IMAGEN NEGATIVA

La preocupación más grande, es que Macri tiene en la Provincia cerca del 80% de imagen negativa y esa circunstancia, aunque de manera no tan pronunciada, termina haciéndole perder vuelo propio a Vidal. Después de la cumbre frente al mar y de otras reuniones partidarias, la bajada de línea de Vidal a los ministros e intendentes fue terminante : “que nadie se quede quieto, salgan a patear la calle con todo su equipo para defender lo hecho en estos tres años”.

La mandataria también tiene una petición extra: quiere que haya una “estrecha coordinación” de las Comunas con la Provincia. No obstante, hay reclamos que surgen de abajo para arriba.  En esa dirección, hay intendentes que sostienen que “en el Conurbano no se gana sólo con redes sociales”, en clara confrontación con el estilo de Marcos Peña, el Jefe de Gabinete. “Necesitamos que nos bajen recursos y que las gente los vea, además que los ministros se comprometan en la campaña”, se señaló.

En este grupo, hay quienes ven con malos ojos que toda la ayuda del Gobierno Nacional se canalice a través de los alcaldes del justicialismo y de los movimientos sociales. “Es darle de comer a la oposición”, analizó otro jefe territorial.Por lo que trascendió, nuevamente el encargado de dirigir la estrategia metro a metro para sostener la candidatura de Vidal en el territorio bonaerense, es el jefe de Gabinete Federico Salvai. Desde hace dos semanas, este hombre clave, recibe de manera permanente a los denominados «sin tierra», es decir los candidatos que aún no gobiernan, para plantear las acciones locales. Algunos llegan sólo a escuchar y otros con propuestas que son estudiadas detenidamente.

“En 2015 alcanzaba con la figura de Mauricio Macri pero ahora no”, sostienen los asesores de la residencia de la calle 6. A nadie se le escapa que la imagen negativa del Presidente perjudica a la propia Vidal y a quienes le seguirán en la boleta.En Chapadmalal Macri  ratificó que será candidato presidencial. “No sé si voy a poder reelegir o no, eso lo definirá la gente.

Pero no podemos dejar que la Argentina vuelva al pasado”. El jefe de Estado salió al rescate de su propia candidatura ante el gabinete de Vidal luego de llegar solo al complejo presidencial donde la gobernadora encabezó un áspero análisis de la realidad económica y social, a la luz de los últimos y preocupantes índices de pobreza.

La presencia de Macri en la zona de los acantilados, era un secreto. El Presidente se había comunicado el miércoles de la semana pasada con la gobernadora para avisarle que se sumaría a la reunión del Gobierno bonaerense. “¿Te parece que vaya el viernes”?, fue la sugerencia de Macri para invitarse al encierro de la administración bonaerense. Vidal en seguida aceptó la propuesta y no dijo nada, para sorprender a sus funcionarios. “Le sirvió mucho a los ministros, que no están acostumbrados a tener trato directo con el Presidente”, dijo uno de los informantes.
Macri apeló a la sensibilidad de la tropa: “Ustedes saben lo que yo quiero a María Eugenia. Lo que significa para mí…”. Luego insistió en este concepto al menos tres veces, mientras trazaba diagnósticos sobre la disparada de la inflación y la escalada cambiaria, con la cifra del 32% de pobreza que difundió el INDEC todavía en la cresta de la ola. 

EL MAPA DE POSIBLES CONTRINCANTES

La obsesión presidencial es la reducción del déficit fiscal como antídoto a todas las penurias. Pero no expuso ninguna solución para descomprimir las mediciones que registran el mal humor social y la caída del consumo. Macri también fue a apagar el fuego por el malestar existente en La Plata a partir del espionaje inorgánico que padeció Vidal a cargo de allegados a la conducción de la Agencia Federal de Inteligencia, lo cual había tensado el vínculo, aunque Vidal nunca hizo cargo de ese incidente al Presidente.
Mientras tanto,  en Casa Rosada miden a Axel Kicillof, Verónica Magario y Martín Insaurralde como candidatos a gobernador de Cristina Kirchner. Tampoco se sabe el posible jugador de Alternativa Federal. Para completar el escenario, el gurú Durán Barba espera que la foto se complete con el candidato a gobernador de Roberto Lavagna, ahora que dijo que jugará con espacio propio denominado Consenso 19.

Mientras tanto, todos miran al 16 de abril como el «Día D» para definir la estrategia electoral de Cambiemos. En esa fecha se dará a conocer el índice de inflación de marzo tras la marca de 6,8% en el acumulado del primer bimestre de 2019. Sin paz cambiaria y con una disparada del dólar del 12% en el último mes, las proyecciones no son alentadoras en la Casa Rosada.
Hay funcionarios que sostienen que “la foto de hoy es pésima. Pero hay tiempo. Tenemos recursos y somos oficialismo.

En un escenario tan polarizado no podemos descartar nada”, manifestan. “Perdemos en primera vuelta con Cristina y le ganamos en el balotaje”, “Está más en peligro la reelección de María Eugenia que la de Mauricio”, son algunos de los mantras que resuenan en el Gobierno nacional. De a poco, el realismo económico empieza a penetrar en el oficialismo y enciende luces de alerta que afectan no sólo la reelección del Presidente, y de la gobernadora de Buenos Aires, sino también la continuidad del gabinete para el inicio de la campaña. Finalmente, otro dato inquietante que hay que poner en el escenario, lo aportó en las últimas horas el ex presidente Eduardo Duhalde, quien alertó que puede darse la elección más sucia de la historia, por la cantidad de noticias falsas que se difunden.El diagnóstico de Duhalde es compartido por buena parte del peronismo, que advierte desde hace tiempo respecto de la posibilidad de que se manipulen resultados, a partir de los cambios en la legislación electoral implementados por Macri mediante decretos.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas. 

LF