Las organizaciones populares dispararon las alarmas en pleno reclamo por el impacto de la cuarentena en los sectores más relegados. Los miembros de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) se reunieron con Alberto Fernández y plantearon la necesidad de crear un Fondo de Emergencia especial para los barrios más carenciados del país.

Según explicó Esteban Castro, referente de la UTEP, “durante la reunión se habló de crear un fondo para incentivar las unidades productivas de la economía popular”. Cabe destacar que el mundo del trabajo informal, las changas y los sectores laborales marginales fueron los primeros en verse en emergencia ante la parálisis total de la actividad productiva.

Respecto del aislamiento comunitario, el dirigente aseguró que “la gente respeta las indicaciones de quedarse en su casa, pero al haber miles de personas que salen diariamente a buscar su vianda es un posible foco de infección”.

La demanda alimentaria es otro de los puntos más delicados para las organizaciones sociales. “En Moreno se organizaron 77 nuevas ollas populares, que dan 80 mil raciones de viandas”, explicó Castro en diálogo con Futurock. En la reunión estuvieron presentes referentes del sector como Fernando «Chino» Navarro y Emilio Pérsico.

Además del aparato productivo, fortalecer el sistema sanitario en los barrios periféricos es otra de las principales prioridades, en especial donde los problemas de infraestructura tornan casi imposible el cumplimiento estricto de la cuarentena puertas adentro.

Gildo Onorato, también referente de UTEP, ha explicado que “el pasillo y la calle, en los barrios populares, son una extensión de la casa”, por lo cual se ha impulsado la posibilidad de aplicar una cuarentena, si no es posible dentro del domicilio, sin salir de la propia comunidad barrial.

“Vamos a terminar esta pandemia con 15 millones de habitantes necesitando la ayuda del Estado. Por eso, o bien seguimos con los subsidios o promovemos el trabajo”, destacó Onorato.

Liliana Lopez