El penúltimo mes del año inició con incrementos en rubros como cigarrillos y combustibles: agravó la presión inflacionaria, colocándola por arriba del 45% para lo que resta del 2018 sin añadir las subas en medicina prepaga o taxis estipuladas en el corto plazo.

La nafta atravesó un período de pronunciada elevación en su precio entre marzo y octubre. En noviembre, sumó un 7% más a su valor que repercutió en el costo de los alimentos debido al encarecimiento en el transporte de mercadería.

En ese contexto, los fumadores padecieron otro golpe a su bolsillo como consecuencia de la quinta alza en el importe de las marcas fabricadas por Massalin Particulares durante los últimos diez meses. De ese modo, un atado con 20 unidades superó los $70.

Nando Rodriguez