Lo afirmó en la 97.7, Walter Relañez, trabajador despedido de la multinacional Kimberly Clark.

«Sin orden de desalojo, ingresaron a la fábrica, rompieron las cadenas y a punta de pistola, nos redujeron. Un operativo ilegal porque los desalojos se tienen que hacer de día y con orden de juez», detalló el trabajador.

En ese sentido agregó: » Nos acostaron en el piso, nos esposaron y nos trasladaron a la comisaría 8va de Bernal y nos mantuvieron detenidos desde las 3 am hasta las 10 de la mañana».

Los trabajadores que acampaban frente a la fábrica de papel en búsqueda de la restitución de sus puestos de trabajo, fueron desalojados por la Policía. En repudio a la violencia ejercida, junto a organizaciones sociales, ayer cortaron la autopista 25 de Mayo.

Relanéz sostuvo que la empresa convirtió un conflicto laboral en judicial. «Estuvimos 70 días en la fábrica. Y hasta pusimos en marcha una línea de producción para mostrar que la planta es viable. Eso es lo que más le molesto a los dueños de Kimberly y por eso el apuro para desalojarnos».

«Hoy la fábrica está militarizada. Nos sacan como delincuentes cuando dejaron a 400 familias en la calle. Nosotros reclamábamos una mesa de trabajo con el gobierno entrante, y lo que recibimos del actual gobierno es palo y represión», sintetizó el trabajador.

Por último remarcó que «no es delito reclamar por trabajo y por condiciones dignas de vida. Acá lo que hay que cuestionar es a las multinacionales que se van y dejan a cientos de familias en la calle», instó Relañez.

Agenhoy