Lo afirmó Diego Altamarino, despedido de la multinacional Kimberly Clark, quién también adelantó que mantuvieron reuniones con osibles funcionarios de Axel Kicillof y con Mayra Mendoza, futura intendenta de Quilmes, para cuidar sus fuentes de trabajo.

«Mañana a las 10, tenemos audiencia en el juzgado 7 de Quilmes. Estamos ocupando la planta hace más de 55 días para preservar nuestros puestos de trabajo. No robamos. Estamos cuidando el trabajo y queremos que intervenga en Estado», aseguró Altamarino .

Los trabajadores de la papelera Kimberly Clark tendrán esta semana una instancia de mediación tras la denuncia de usurpación realizada por la empresa dado que los empleados se encuentran en la planta desde que la multinacional norteamericana anunció el cierre luego de 25 años de permanencia en el país, comercializando los reconocidos pañales Huggies, la línea de toallas femeninas y tampones Kotex, el papel higiénico Scott, los pañuelitos Kleenex y los pañales Plenitud.

«Los ex empleadores quieren cerrar, no les interesa si dejan 200 personas en la calle», enfatizó Altamarino y agregó que quieren «saber si hay otra firma» que quiera hacerse cargo o «que el Estado intervenga hasta que eso ocurra».

«Esta es una multinacional y no le interesa dejar trabajadores en la calle. El Estado permitió que durante un mes y medio la empresa nos extorsionara con retiros voluntarios», denunció el trabajador.

La compañía argumentó que el cierre es en «respuesta a la necesidad de adaptarse a los cambios y dirigir su estrategia a categorías de mayor valor agregado».

Altamarino, explicó que «recién hace una semana enviaron telegramas de despido y dieron las indemnizaciones, por eso ahora quieren desalojarnos».

Finalmente, el trabajador adelantó que mantuvieron reuniones con Augusto Costa, posible ministro de economía de Axel Kicillof y con Mayra Mendoza, fututa intendenta de Quilmes «para ver que se puede hacer ante esta situación».


Agenhoy