Roberto Bacman, CEO y fundador del Centro de Estudios de Opinión Pública, dialogó con ‘Primera mañana’ sobre el escenario político en Neuquén tras la victoria del candidato Omar Gutiérrez.

«Neuquén es una provincia muy particular en Argentina, hay mucha riqueza y petróleo, pero no derrama a la población, la cual tiene muchas dificultades para vivir. Las encuestas tenían la hipótesis de que podía ganar, es un partido el MPN, que gobierna desde 1963, ininterrumpido en democracia. Esta podría haber sido la excepción si Rioseco lograba el resultado favorable», señaló Bacman.

En ese sentido, el consultor sostuvo que: «En Neuquén hay una gran estructura partidaria, una política prebendaria muy importante, mucho clientelismo, y esa es la característica de Neuquén. Si bien Rioseco fue apoyado por Cristina, hicieron un acuerdo en estas elecciones como frente electoral».

«El primer fenómeno que se veía en las encuestas, se evidenciaba que había que bajar fórmulas que molestaban el crecimiento del MPN. Una de ellas era de Jorge Sóbisch, cuya carrera se vio truncada por el asesinato al maestro Fuentealba. Y obtuvo el 10% de los votos y 3 diputados provinciales. No es menor. La mayoría parlamentaria en Neuquén va a depender de las colectoras, que son pequeñas agrupaciones asociadas, es decir que por primera vez el MPN va a tener que negociar con algunos partidos, algunas decisiones concretas de gobierno», añadió el especialista.

 

Escuchá la nota completa:

 

Carolina Bisgarra