Los faltantes de leche que comenzaron a detectarse en los supermercados a mediados de marzo se mantienen, aunque desde el sector aseguran que hubo una «leve mejora». Sin embargo, los clientes expresan sus quejas sobre todo por la falta de productos de precios más económicos y, además, por las restricciones en la cantidad de artículos que se pueden comprar en algunos locales.

“Primera Mañana” habló con Guillermo Draletti, Vicepresidente de la Unión de tamberos para conocer en detalle la crisis que atraviesa el sector.

“En el fondo lo que está sucediendo es que en el 2018 cerraban dos tambos por día, quebraban y eso significa un 9 % menos de materia prima que el año pasado, significa que las fábricas, que tanto abusaron de los precios de los tamberos, ahora tiene  la mitad de la capacidad industrial ociosa”, dijo Draletti.

Al mismo tiempo, el  representante de los tamberos,  agregó: “Todos los costos se van para arriba, nadie quiere ser el pato de la boda de vender leche a precios controlados, hay temas burocráticos, los municipios, las provincias prohíben a los tamberos vender su leche directamente al público  y como consecuencia tenemos esto, faltante de leche”.

Consultado en cómo afecta la variación del dólar en la producción láctea, Draletti fue contundente: “El 70 % de nuestros costos están dolarizados, asique obviamente tenemos precios por debajo de los costos y cierre permanente de tambos con las vacas yendo a feria, es dolorosísimo”

En ese sentido , el tambero  manifestó que además  hay que sumarle el tema de las cargas impositivas: “Hay algunos  municipios que es una vergüenza, nunca han arreglado una calle y siguen cobrando mantenimiento vial”.

Finalmente, Draletti,  hizo alusión  a  si avizora algún cambio para la crisis del sector y fue pesimista. “ El presidente parece estar ajenos a lo que ocurre y se lo hemos dicho varias veces”, indicó. Y agregó: “En vista no hay ningún plan creíble para el sector”.

NG