Al tiempo que buena parte de la sociedad debate sobre los diferentes datos que surgen tras el criminal suceso ocurrido el último fin de semana en la localidad balnearia de Villa Gesell, con el asesinato de un joven mediante golpes propinados por rugbiers de Zárate, ayer, en Florencio Varela, el entrenamiento y el fortalecimiento muscular permitió la detención de un delincuente que, armado con una pistola, asaltó a un transeúnte.

La información recogida por Agenhoy indica que en la tarde-noche del miércoles, en la esquina de avenida San Martin y Reconquista, pleno centro varelense, un hombre que portaba una pistola 9 mm, agredió a otro para robarle sus pertenencias.

La víctima se resistió a ser asaltado y, poniendo en riesgo su vida, comenzó a forcejear con el caco.

Para desgracia del ladrón o beneficio del martirizado caminante, la lucha cuerpo a cuerpo se dirimía en la vereda del gimnasio de entrenamiento militar donde, desde su interior, varios de sus concurrentes, se percataron de la escaramuza que sucedía en el exterior.

Lejos de la paralización que tuvieron los testigos del ataque rugbier sobre Fernando José Sosa, un grupo de atletas del gimnasio varelense decidió intervenir, a favor del asaltado.

Se abalanzaron sobre el delincuente y lograron reducirlo.
Alguien convocó a la policía y la guardia comunal, para trasladar al asaltante a la seccional primera de policía y ponerlo a disposición de la Justicia. Fue identificado como Rodrigo y es mayor de edad. Fue un ataque en manada, pero, esta vez, en beneficio de la víctima.

Melisa Delgado Niglia