La Federación Nacional de Trabajadores Camioneros ratificó la necesidad de que las patronales de la actividad incrementen los salarios de los trabajadores en un 33 por ciento, en el contexto de las negociaciones paritarias para el primer semestre del año.

Un documento gremial aseguró que «de forma lamentable los empresarios se negaron por tercera vez en el Ministerio de Trabajo a acceder al justo reclamo, aunque saben que los trabajadores fueron los más golpeados y perjudicados por la elevada inflación«.

El gremio aseveró que ese nuevo rechazo a convenir «un justo aumento del 33 por ciento entre enero y junio próximo por parte de la cámara patronal solo produce pérdida del poder adquisitivo, pero el verdadero objetivo es intentar someter a los trabajadores a la pobreza».

Sindicalistas y empresarios negociaron nuevamente en la cartera laboral una mejora de los haberes para el primer semestre y fracasaron en el intento de lograr un acuerdo.

El secretario general adjunto del sindicato, Pablo Moyano, rechazó en Trabajo «todo intento de reducir el porcentaje» demandado por el gremio y sostuvo que «la negativa empresaria no puede ser considerada de otra forma que como un atropello», denunció.

“No pensar como empresarios en la realidad de los trabajadores es lamentable. De continuar esa intransigencia, el sindicato tendrá la obligación de adoptar todas las medidas necesarias para cuidar y respetar la dignidad, los derechos y el salario», concluyó Moyano.

LF