Así expresó Raquel Noemí Gazzanego, viuda de Edgardo Cicutín, por la 97.7. En diálogo con #PrimeraMañana la familiar de una de las víctimas de la masacre de Wilde habló sobre el caso que mañana cumple 26 años.

Raquel Noemí Gazzanego es viuda de Edgardo Cicutin, una de las víctimas de la masacre de Wilde ocurrida en 1994. A un día de cumplirse 26 años, confirmó que “el 30 de marzo habrá una audiencia donde se colocará la fecha de juicio”.

Sobre aquel 10 de enero, contó que “significó un vuelco en mi vida. De la noche a la mañana me encontré que tenía que aprender a mirar pericias. ”. Y manifestó “soy el puntal de mi familia”.

¿Qué se hizo hasta el momento?

“Los abogados pusieron muchos palos en la rueda”, expresó. Además, criticó a la justicia por el proceso lento y corrupto, “no logro hacerle creer a mis hijos y nietos en el poder judicial”.

“No le creo a la historia oficial”, sostuvo Raquel Gazzanego.

Al referirse a los hechos del fatídico día, Raquel explicó que “este grupo de policías iban a capturar a 3 personas. A Edgardo lo fusilan en el piso, boca abajo”.

Y reveló un detalle estremecedor: “El testigo pidió abrir el baúl del auto y vio una Biblia traspasada por una bala”.

¿Cómo está la causa?

Mientras se espera una inminente fecha de juicio oral, la causa permanece abierta. Actualmente, 9 ex policías están imputados de cuádruple homicidio agravado.

El caso, catalogado como “crimen de lesa humanidad” no prescribió, mucho menos para los familiares de las víctimas. “Mi hija tiene 34, la edad que tenía mi marido cuando lo mataron”, comentó Gazzanego en la entrevista.

Rodrigo Gauna