El presidente electo participó junto a Mauricio Macri de la homilía ofrecida por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, y la misa conducida por el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, que se realizó frente a la Basílica de Luján.

Se desarrolló la misa “por la unidad y la paz” que llevó a cabo la Iglesia católica en la Basílica de Luján, en el marco del Día de la Inmaculada Concepción de María.

 A dos días del inicio del cambio de Gobierno, Alberto Fernández concurrió a la misa con el futuro jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el economista Roberto Lavagna, y su pareja, Fabiola Yañez, Felipe Solá, Marcela Losardo, Daniel Arroyo, Gustavo Béliz, Juan Cabandié, Gabriel Katopodis y Nicolás Trotta, entre otros.

En ese marco, Macri asistió junto al jefe de Gabinete saliente, Marcos Peña, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y su esposa, Juliana Awada, entre otros asistentes.

Ambos dirigentes fueron invitados por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Vicente Ojea, quien encabeza el oficio religioso.

“Estamos seguros que este gesto que estamos realizando habla por sí mismo”, expresó Scheinig durante la misa, y pidió que “estos días históricos se conviertan en una puerta para entrar en esta nueva etapa con sinceros anhelos de paz y unidad”.

Además, Scheining aseguró que “la unidad es una tarea que nos compromete a todos porque es frágil y la rompemos con facilidad”, y aseveró: “La unión de un pueblo es una tarea, una lucha que comienza en el corazón de cada uno. Debemos ser capaces de superar los egoísmos de cada uno. Es una batalla comunitaria, colectiva, que estamos invitados a dar todos los que deseamos a ser un pueblo con horizonte”.

Melisa Delgado Niglia