El gobierno de Cambiemos no logra salir de la crisis y los números de rechazo a la gestión de Mauricio Macri empeoran con el paso de los días. El Presidente se aproxima a romper el récord alcanzado en la grave catástrofe financiera de septiembre de 2018, cuando el dólar superó la barrera de los $40.


Así lo determinó un estudio de opinión pública realizado por Ricardo Rouvier & Asociados, durante los primeros días de febrero y a nivel nacional.
En definitiva, la inflación es el gran dolor de cabeza de los argentinos con el 40,2 por ciento, por sobre “los bajos sueldos/pobreza” que ocupa el segundo escalón con 32,5 por ciento. Es decir, más del 70 por ciento de los problemas refieren a cuestiones económicas. El tercer escalón lo ocupa la inseguridad, bastante lejos, con 17,9 por ciento.

De esa manera, los índices se equilibran a la hora de hablar sobre las cualidades del gobierno para resolver los tres principales problemas de los argentinos. Es que, en una variación del 69 al 73,2 por ciento, consideran que el gobierno no está capacitado para resolverlos.

En ese marco, la imagen negativa de Mauricio Macri llega a 58,6 por ciento y se ubica a un punto de su peor momento, en septiembre de 2018. Por su parte, la imagen positiva descendió de 41,1 por ciento a 40,1 puntos en tan solo un mes. En la misma línea se ubica la gestión de la Casa Rosada, donde el rechazo trepa hasta 59,4 por ciento y el acompañamiento solo llega a 37,4 por ciento.

Con dicho panorama, la cruda relación entre los votantes y Cambiemos no logra ser aprovechada eficientemente por el kirchnerismo y Cristina Fernández. Es que, la actual senadora no demuestra grandes oscilaciones entre su acompañamiento y rechazo, los números se mantienen estables.
Desde el segundo trimestre de 2017, donde la imagen negativa de CFK llegó a casi 59 puntos, y hasta la fecha, se mantiene en una estabilidad que ronda los 57 puntos (57,5 por ciento). Lo mismo ocurre con el acompañamiento, emplazado en los 41,2 por ciento.

En lo que respecta a la intención de votos, Cristina Fernández supera a Macri por más de tres puntos, con 30,1 por ciento contra 27 puntos. En el tercer escalón aparece el ex ministro de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna, con 14,6 por ciento y sobre Sergio Massa que posee 12,1 de intención de voto. Los indecisos, llegan a los 8 puntos (7,9).

Con dicho escenario, en un eventual balotaje se impondría la ex presidenta, aunque nuevamente el número de indecisos pesa con fuerza. El mano a mano ubica a Cristina con una ventaja mínima de menos de un punto, 38.6 por ciento a 38 puntos. Los indecisos llegan a 5 unidades y quienes no se inclinan por ninguno a 18,4 puntos.

Cabe destacar que, en las mediciones realizadas hace tan solo algunos meses atrás, la victoria de Macri en segunda vuelta rondaba los diez puntos de diferencia, 43,6 a 35,8. Sin embargo, la gestión de Macri descendió a 38 puntos de acompañamiento en segunda vuelta, mientras que la de Cristina aumentó a 38,6 puntos.

NG