El presidente lanzó un mensaje hacia su espacio de Juntos por el Cambio y al resto de las fuerzas políticas, al desechar que se vaya a «jubilar» a partir del 10 de diciembre, y avisó: «Estoy acá, no me voy a ir a ningún lugar, hay gato para rato».

«Este (por su Presidencia) fue el compromiso más importante y más grande que tomé en mi vida. Un compromiso así no termina porque termina una gestión de gobierno (…) No nos podemos desenchufar de un día para el otro», aclaró el mandatario sobre su futuro político, luego de que con la derrota del domingo 27 surgieran versiones de que podría dar un paso al costado en su liderazgo dentro de Juntos por el Cambio.

 Macri se pronunció así en su discurso de casi 15 minutos ante los funcionarios de todo la gestión nacional (ministros, secretarios, subsecretarios y directores), al encabezar su última reunión de Gabinete ampliado en el CCK, antes de entregar el mando el 10 de diciembre.

  «A los que desde el 2003 me preguntan si me voy a jubilar; estoy acá, no me voy a ir a ningún lugar(…) Quiero decirles que de verdad hay Mauricio para rato, o debería decir hay Gato para rato», remarcó en tono de broma, al hacer alusión al apodo que le puso la oposición.

Y agregó: «Desde el lugar que me toque, voy a seguir trabajando para lograr ese país que nos merecemos«, mientras que aclaró que pese a la derrota electoral, «lejos» de sentirse «desilusionado», está «más enamorado que nunca» del «país» y de su «gente».

De esta forma, tras superar en las elecciones generales el 40% de los votos según el escrutinio provisorio, Macri se mostró fortalecido con el recorte de la diferencia que logró pese a haber sido derrotado por Alberto Fernández, y lanzó un claro mensaje hacia su propio espacio político.

Sobre la próxima etapa como oposición a la gestión de Alberto Fernández, Macri sostuvo: «No pondremos palos en la rueda al gobierno que entra».

Agenhoy