Los trabajadores de Dánica se mantienen frente a la fábrica luego de conocerse la noticia del despido de 63 empleados, lo cual representa la tercera parte del total del personal.


Esto ocurrió tanto en su planta de Villa Mercedes, San Luis, como en la de Llavallol, provincia de Buenos Aires.


De este modo, los trabajadores esperan la audiencia convocada para este lunes en la Secretaría de Trabajo, donde deberán negociar con la patronal.
“Veníamos negociando porque la planta la compró el grupo Beltrán de Córdoba, hace dos meses. El primer mes empezaron a negociar para bajar los sueldos y para reestructurar las plantas», habían señalado ayer los delegados.


“Vienen por el salario aceitero, a romper el Convenio 420/05 y flexibilizar todas las condiciones laborales. La patronal rompe de esta forma con una negociación abierta por los salarios adeudados», indicó en un documento el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOIEA).


«Esto constituye un atropello brutal contra los derechos los trabajadores en su conjunto, ya que esgrimiendo argumentos falaces y una situación de crisis inexistente, intentan justificar la destrucción de los puestos de trabajo con los que día a día cada compañero atiende las necesidades de su familia», advirtió por su parte la agrupación Las Bases Trabajadores de Dánica.

Carolina Bisgarra