La Asociación Civil Dragones Rosas de La Plata invita a la comunidad a participar de la ceremonia “Despertar del Dragón”, por el Cáncer de Mama ¿En qué consiste?    

El grupo está conformado por sobrevivientes de cáncer de mama y realizará la ceremonia del despertar de su recientemente adquirido Bote Dragón, el domingo 8 de diciembre a las 16.00, en el Club Náutico de Berisso, calle Génova 5003.

La embarcación fue adquirida este año en China y para poder traerla, Dragones Rosa realizó durante 5 años distintas actividades para recaudar fondos y lograr el objetivo.

¿Por qué despertar al Dragón?

El animal mitológico representa la fuerza, excelencia, el coraje y la audacia. También el heroísmo, la perseverancia y determinación. Estas características en común son las que tiene cada sobreviviente de cáncer de mama.

El Bote Dragón tiene cabeza y cola. Los remos simbolizan las patas que en movimiento coordinado impulsa su avance coincidiendo cada palada con el son del tambor que representa su corazón.

Las integrantes de la asociación civil sin fines de lucro formaron un equipo de remo, que a través de la práctica de este deporte, no sólo se recuperan de las secuelas del tratamiento de cáncer de mama, sino que también difunden con esta actividad la importancia que tiene la prevención, concientizando sobre la necesidad de realizar controles médicos periódicos, destacando la importancia de la detección temprana y auto examen mamario para evitar el posible desarrollo de la enfermedad.

“Lo que hacemos es concientizar en cuanto a la detección temprana del Cáncer porque eso es lo que te salva la vida y remamos en el bote Dragón, es chino y mide 12,40 metros de largo y 22 mujeres pueden ir a bordo. Lo hacemos porque hay estudios que demuestran que el remo, beneficia mucho en la recuperación del posoperatorio en mujeres que habían sido tratadas por el Cáncer de Mama. Ayuda a renovar el drenaje linfático perdido del brazo. Los médicos nos salvan la vida y el bote dragón el espíritu”, expresó por la 97.7, Jenny Bolati, presidenta de Dragones Rosas.

Y agregó: “Para que las mujeres puedan subir al bote, tienen que haber pasado dos meses de finalizado el tratamiento por cuestiones médicas y además tener la autorización de su oncólogo y un apto físico cardiovascular para poder hacer la actividad. Quienes tenemos la voluntad de salir adelante, que somos la mayoría, es ponerle de manera literal el pecho a la situación y aceptar el tratamiento que nos brindan los médicos”.

Melisa Delgado Niglia