El presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, presentó la renovación de la conducción de la entidad para los próximos dos años que incluye su reelección, el ingreso de la primera mujer en el Comité Ejecutivo y la participación de nuevos dueños de empresas en la mesa chica. Todo en medio de fuertes críticas al Gobierno por la falta de control de la inflación, el aumento de los costos, la aplicación de medidas antiindustriales y sin previsión de mejoras en lo que resta del año. En este oscuro escenario, la UIA reclamó que el próximo presidente realice «cambios en la política económica».

«La decisión de tener una visión financiera de la economía es una posición del Gobierno, incluso antes del FMI, con una mirada fuertemente monetaria. Hoy sigue siendo la misma temática, no han cambiado en la posición», se lamentó Acevedo en uno de los pasajes de la conferencia de prensa que ofreció luego de haber encabezado el acto de renovación de autoridades. En el contacto con la prensa estuvo acompañado por el secretario Alberto Álvarez Saavedra; los vicepresidentes Daniel Funes de Rioja y Miguel Rodríguez; la prosecretaria segunda, Carolina Castro, y el director ejecutivo, Diego Coatz.

Acevedo admitió que durante 2019 la industria «no va a tener crecimiento» y adelantó que las expectativas para el año próximo «son muy duras». «Deberíamos crecer a tasas chinas para volver a estar como antes y no es algo que podamos creer que será así», sostuvo, y confirmó: «Cuando se definan las listas presidenciales, nos gustaría tener a los candidatos acá».

«Vamos a tener un nuevo gobierno, que deberá hacer cambios en la política económica, aún si continúa esta administración», aseguró el líder fabril, quien, sin embargo, aclaró que representan «una gremial-empresaria que no tiene una posición política-electoral y que no es opositora».

Hubo fuertes críticas a las cambios en los aranceles de comercio exterior porque generaron que el poder exportador local «aparece y desaparece del mundo». Por eso reclamó un consenso político para que existan «diez años de previsibilidad». «No somos serios», se quejó.

También hubo consenso en el perjuicio a la industria que genera la elevada tasa de interés, y destacaron que el alargamiento de la cadena de pagos «se amplifica por la distorsión que se genera con los costos de financiamiento».

Luego de alcanzado el consenso de conducción, Acevedo destacó en sus discurso: «El sistema político, por el estatuto de representatividad que le otorgan los votos, es quien debe convocar a todos los actores sociales para conformar esa instancia de diálogo superadora y articulada alrededor de consensos, debates y concertaciones. En la Unión Industrial Argentina, esta segunda etapa de unidad es un paso en esa dirección, nuestro aporte para llevar la voz de la industria a ese diálogo integrador y extensivo. Estar listos para cuando esa convocatoria llegue».

AgenHoy Digital