Las pizzas, las hamburguesas y las papas fritas volverán a servirse en los comedores de los colegios de EE.UU. por orden de Donald Trump, que acabó con los estándares nutricionales que impulsó Michelle Obama ¿Qué efecto tiene esto?

Las nuevas reglas permitirán a las escuelas reducir la cantidad de verduras y frutas que debe incluir el menú escolar y les facilitará ofrecer más pizzas, hamburguesas y papas fritas. Además, los colegios podrán disminuir la variedad de los alimentos frescos que se da a los estudiantes.

La normativa fue dada a conocer por una agencia del Departamento de Agricultura, cuya responsabilidad es diseñar las comidas que alimentan a casi 30 millones de estudiantes en 99.000 escuelas.

“Estoy sorprendida de la decisión tomada en el sentido que está bueno todo lo que es la regulación acerca de la comida chatarra. Lamentablemente no es algo que en Argentina no ocurra porque con esto de la globalización, la mala comida es algo que tenemos. No me canso de recibir el mosaico de menús con todos los almuerzos escolares y ver la calidad nutricional no es la mejor”, expresó por la 97.7 la especialista en nutrición, lic. Natalia Murias.

Y agregó: “Los chicos recepcionan muchos los alimentos en base a la publicidad entonces por un lado los comedores escolares, el primer ‘no’ limitante a la hora de diseñar los menús es el tema de costos. Ya uno ve que son elevados en hidratos de carbono. Esto genera el aumento de peso”.

“Un chico no tiene la capacidad de diferenciar entre todos los conocimientos de alimentación porque en los colegios no los educan para eso. Si uno no va a una nutricionista no tiene por qué saber cuáles son los alimentos más convenientes para la salud”, concluyó la profesional.

Melisa Delgado Niglia