La profundas crisis que arrastra la lechería bonaerense con dos inundaciones y una fuerte sequía entre 2017 y 2018 le agregó en el último mes la convulsión de los mercados financieros, con la fuerte devaluación del peso, además de la baja de los reintegros a las exportaciones y la vuelta de las retenciones. Esto provocó que solo en la provincia de Buenos Aires entre marzo de 2017 y agosto de este año cerraran unos 250 tambos, cifra que trepa a 604 en todo el país, según datos oficiales que reflejó en un informe el Observatorio de la Cadena Láctea (OCLA).

La devaluación, de más del 100% en lo que va del año, disparó una suba en los costos de producción en materiales que están dolarizados. También cambió el escenario del sector la decisión del Gobierno de aplicar retenciones y bajar los reintegros a las exportaciones, afirman.

El estudio de OCLA realizado en base a datos del Senasa muestra el efecto de la devaluación en los costos de producción y revela que, pese al alza de las exportaciones, los tamberos siguen produciendo a pérdida. “Los dos distritos más afectados son las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, por los fenómenos climáticos extremos y adversos como las dos inundaciones que padecieron y la sequía, que determinaron el cierre para muchos tamberos”, señaló Jorge Giraudo, coordinador del OCLA.

El especialista hace hincapié en la crisis que sufre el sector. “El cierre de tambos en nuestro país tiene una tasa del 3,7% anual, mientras que en el mundo es del 4% anual. El fenómeno de la concentración en tambos grandes explica todo esto, donde son cada vez más las unidades productivas con más vacas y con mayor producción individual y con sistemas más intensivos”.

Giraudo señaló un problema que en territorio bonaerense viene de arrastre. “El clima provocó serios problemas. Muchos tambos no hubiesen cerrado si los caminos rurales estuvieran en condiciones o se hubieran realizado los canales necesarios para drenar el agua acumulada y las obras para prevenir inundaciones, que en muchos casos no se hicieron pese a que se cobraron los impuestos para el desarrollo de dichas obras”.

Según el informe de OCLA, a agosto de este año, existen en el país 10.722 tambos con 1.595.920 vacas lecheras. Del total de tambos o “unidades productivas” el 21% pertenece a la Provincia de Buenos Aires, solo superada por Córdoba (30,2%) y Santa Fe (34,3%). En cuanto a la cantidad de vacas, los que están en territorio bonaerense detentan un 26,1% del total país, en el tercer lugar nacional detrás de Santa Fe (30,3%) y Córdoba (34% del total).

Ezequiel Bértola