Por Melisa Delgado Niglia.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que la canasta de bienes y servicios para las y los jóvenes aumentó un 65,5% durante el último año. Los preservativos y pastillas anticonceptivas son los elementos con más incremento y pone en alerta a la salud pública. La desocupación no se queda atrás.

Según el estudio, se dieron subas entre las que se destacan la cerveza (+88,6%), el servicio de datos móviles (+71%), el alquiler (+67,5%), la salida nocturna (+66%), el delivery (+61,5%) y el fernet (+58%). “También fue notorio el aumento de los preservativos (86,9%) y pastillas anticonceptivas (87%)”, señaló el informe de la universidad.

También advirtieron que la canasta representativa de los productos que consumen los jóvenes sufrió una suba del 274,3% en los últimos cuatro años. La canasta de la juventud pasó de $7.176 en 2015 a $26.857 en 2019, lo que supone un aumento de $19.681 en 4 años, de los cuales $10.629 son de la suba del último año.

Teniendo en cuenta los datos del INDEC, el informe expuso que el desempleo entre el segmento juvenil creció 3 puntos porcentuales en el último año y ya alcanza al 23,1% de las mujeres y al 18,5% de los varones.

Entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019, el desempleo entre las mujeres jóvenes aumentó 2,2 puntos y pasó del 20,9% al 23,1%, mientras que en los varones el desempleo creció 3,2 puntos y pasó de 15,3% a 18,5%.

Al respecto, el documento explica que “el porcentaje de jóvenes varones que se quedó desempleado en este último año fue 8 veces mayor al de los adultos y el porcentaje de mujeres jóvenes que se quedó desempleada fue casi 4 veces mayor al de las mujeres adultas”.

Finalmente, la pobreza entre las y los jóvenes alcanzó el 38,6% y ya supera a los niveles del 2016. 

“Lo que queríamos mostrar un poco es cómo impacta la crisis y el ajuste en las cosas más pequeñas  y desglosarlo en cómo afecta a los más jóvenes. Algo que marcamos fuertemente es una suba de la canasta básica joven, de un 276% con respecto a 2015. Justamente a los jóvenes se les hace cada vez más lejana la posibilidad de vivir solos y son los más afectados en cuanto al desempleo. Un trabajo digno y en condiciones es de repente un sueño para los más pibes”, expresó Juan Sebastián Alonso Camos, estudiante y miembro del equipo universitario que realizó el informe.

Melisa Delgado Niglia