La Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, elaboró un informe en donde confirma que la canasta básica de alimentos subió en julio un 61,69% respecto al mismo mes del año anterior.

El trabajo relevó la variación de precios de 90 productos en 135 comercios de los distritos donde el organismo que conduce Guido Lorenzino tiene delegaciones, y también mostró que, respecto a junio, el séptimo mes del año registró un incremento del 2,93%, y lleva un acumulado anual del 28,39%.

El podio de las mayores subas en un año estuvo conformado por el rubro “Congelados”, con un 84,24%, seguido por “Conservas”, con un incremento del 83,39%, y “Panadería”, con un 79,83%. Más atrás aparecen los rubros “Frescos” con un 69,92% y “Almacén” con un 61,38%.

Al respecto, Lorenzino expresó que “la inflación imparable representa la grave situación que atraviesan los sectores más vulnerables. Es necesario encontrar soluciones para que los que más sufren la crisis puedan llevar una alimentación saludable sin que eso signifique un duro golpe a la economía familiar”.

AgenHoy Digital