El termómetro social está al rojo. Casi a punto de estallar. El malhumor es contra Mauricio Macri y por estas horas se refleja en las calles.

Así se evidencia tanto en la multitudinaria marcha en el centro porteño junto al paro docente, como también en el ámbito de los empresarios más poderosos del país. No hay que olvidar, que en la cumbre de ADEA lanzaron todos sus dardos contra el Presidente y aplaudieron en cambio al ministro de Economía, Hernán Lacunza.

Allí se dijeron frases contundentes, como que «con la inflación no se convive, si no la matás, te mata». Por lo bajo muchos reconocieron que les llevará décadas recomponer sus industrias que hoy no valen nada en la Bolsa.

Los ex amigos de la Casa Rosada además pusieron de relieve que “es desmotivación lo que se siente, cuando hay que hacer un presupuesto nos agarramos la cabeza”.

La frase salió de boca de Luis Pérez Companc, presidente del Grupo Pérez Companc y uno de los hombres más poderosos de la Argentina. Fue durante el evento que tuvo lugar en el Sheraton Hotel. “No veo un país tan desorganizado como el nuestro”, añadió Alfredo Coto, mientras que Paolo Rocca, CEO de Techint, advirtió que “en el último tiempo hubo una pérdida importante de confianza y es importante recuperar la confianza”.  

Mientras tanto, Macri  sigue encerrado en una burbuja. Quiere disimular el impacto en las urnas y hoy al visitar Córdoba volvió a negar la realidad. Dijo que «estamos convencidos de que la elección no sucedió y estamos con toda la energía para ir al balotaje y continuar trabajando».  

El Presidente debe advertir de manera urgente, que la calle está al rojo vivo y cada vez son más permanentes los pedidos de emergencia alimentaria que se multiplican desde todos los frentes.

María Eugenia Vidal tuvo que salir también hoy a anunciar de manera urgente sus postergadas medidas, disponiendo de 1.400 millones de pesos de su presupuesto porque la situación en el conurbano es muy delicada.

El reclamo de ayuda alimentaria está representado en el centro porteño por las principales corrientes como la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista Combativa (CCC), Somos-Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán (FPDS).El rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, Nicolás Trotta, también agregó que «frente al escenario de crecimiento del hambre y la pobreza el Gobierno debe desplegar medidas para enfrentar la situación con urgencia».

Tal situación, consideró, debe tener lugar «en coordinación con provincias y municipios. No se puede perder ni un minuto en el debate legalista sobre si está vigente o no, si debe ser sancionada o no. Dilatar su aplicación es un crimen en cabeza del Ejecutivo Nacional«.   

Hay casos patéticos en el Gran Buenos Aires que no se pueden ignorar. Por ejemplo, en los comedores escolares, las manzanas se tienen que partir en dos para que alcancen para todos los chicos.

Un censo nutricional de Barrios de Pie indicó que hay zonas en las que el 15 por ciento de los pequeños que asisten a comedores tienen algún grado de desnutrición. Y hay parroquias donde los fieles van a pedir dinero para cargar la Sube.

El cuestionamiento central al gobierno bonaerense pasa por el recorte de los cupos que se envían a los comedores.

En Lomas de Zamora por ejemplo, el gobierno provincial “manda solo la mitad de los cupos” para las escuelas, con lo cual de los 29 pesos por vianda destinada a cada chico terminan rindiendo 14,50 pesos. El dato fue entregado por el titular de Suteba local, Pedro Ponde. “A esto hay que sumarle los problemas de los proveedores para conseguir precios”, añadió el informante.

Frente a este cuadro de situación, el Gobierno debe actuar sin dilaciones con medidas que descompriman la caldera social. Debe ser antes de que el próximo acto traiga la dramática foto de los saqueos, como ocurrió en el 2001. Es necesario entender que el hambre no espera.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.  

Agenhoy