Por Melisa Delgado Niglia.

Los salarios durante la gestión Cambiemos tuvieron una reducción brutal, sólo comparable a lo ocurrido con las grandes crisis de fines de los años ‘80 y del 2001. Los trabajadores de prensa y los estatales son los más afectados: Comparados con 2015, sus sueldos cayeron el 32,4% y el 31,2%, respectivamente.

Los datos fueron dados a conocer por el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, en base a una muestra de 12 actividades. “Es un conjunto suficientemente interesante para mostrar actividades de servicio, industriales y de la administración pública”, señaló sobre la selección Luis Campos, coordinador del Observatorio. Todos los gremios incluidos en el listado perdieron salarios en la era Macri.

Además, para Campos “en un contexto de alta inflación tuvo mucho que ver la dinámica de la negociación, ya que los gremios que menos perdieron son aquellos que consiguieron ir firmando acuerdos trimestrales”.

El relevamiento muestra cómo hasta los gremios con mayor poder de presión,  como Camioneros, perdieron en estos cuatro años poder de compra (un 19,5%).  Los sueldos de los metalúrgicos, una actividad golpeada por los cierres y despidos, cayeron el 21,1%. Los trabajadores de comercio -el más numeroso del sector privado- perdieron 17,6%. En la construcción la caída fue del 16%. De todos modos, el ranking de los que más perdieron está encabezado por los periodistas, cuyos salarios perdieron un 32,4% de poder adquisitivo.

La depreciación se vuelve más grave si los sueldos se miden en dólares, con pérdidas que están entre el 35% y el 53%.

“En el promedio de la población estamos terminando estos cuatro años de mandato de Cambiemos con pérdidas de salario real que superan el 20% en forma holgada. Vamos a ver cómo termina el año porque cada vez que la inflación se acelera, hay un problema con todas las negociaciones paritarias  que se hicieron en los meses previos y que no contemplaron una nueva aceleración de la inflación. Las empresas pudieron aguantar en casos sin despedir gente porque el salario real, en función a sus costos, se había reducido”, señaló en diálogo con AgenHoy el economista jefe de Elypsis, Martin Kalos.

Por su parte, la Lic. Y Mg. en economía e integrante del Centro de Economía Política (CEPA), Eva Sacco, expresó que “cuando se mide la pérdida de poder adquisitivo, siempre se hace en relación del IPC (Índice de Precios al Consumidor), este índice es la variación del costo de una canasta representativa. Si uno toma en cuenta cómo fueron los cambios en los precios, la situación termina siendo mucho peor”.    

Finalmente, Luz García, Lic. en Economía UBA, dijo que “Una caída de esta magnitud del poder de compra de los salarios en cuatro años sin duda que es sumamente preocupante. Sin embargo, el escenario es más alarmante si tenemos en cuenta que en los cuatro años que precedieron a la gestión actual, el salario real se mantuvo virtualmente estancado. No hace más que poner de manifiesto el vínculo entre el mal desempeño de la economía de los últimos ocho años, y la falta de mejora de los ingresos de los trabajadores durante ese mismo período”.

“Los números fríos de las estadísticas resaltan la urgencia actual por recomponer los salarios reales, no sólo ante la necesidad de volver a colocar a la economía en el sendero de crecimiento, sino también por devolverles la calidad de vida a los argentinos, que hoy más de un tercio de ellos se encuentra bajo la línea de pobreza”, agregó García.

Melisa Delgado Niglia