El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, consideró que la sanción de la ley de Emergencia en la Legislatura le otorga al Poder Ejecutivo provincial «instrumentos para atender las urgencias vinculadas a la profunda crisis económica y social que dejaron 4 años de neoliberalismo».

«Estoy muy contento porque la ley declaró, a través de la Legislatura, el estado de emergencia de la provincia de Buenos Aires, y extendió́ las emergencias que venían desde el gobierno anterior», expresó.

Sostuvo que «de esta manera logramos generar los instrumentos necesarios para que el Poder Ejecutivo pueda comenzar a hacer cosas«.

El gobernador destacó que la norma sancionada «intenta darle atribuciones al Poder Ejecutivo para darle sostenibilidad a la deuda, que no la tiene», y graficó que «en los próximos días se producen vencimientos muy grandes porque en enero hay pagos por 570 millones de dólares«.

«Durante el primer trimestre vence deuda por 74 mil millones de pesos, y en todo 2020 por más de 200 mil millones de pesos», remarcó, y apuntó que «sólo en el primer trimestre vence más deuda que durante todo el año pasado».

Para el mandatario, la situación financiera en la que el gobierno de María Eugenia Vidal dejó a la provincia «es resultado de un endeudamiento inmenso y absolutamente riesgoso».

A la vez, resaltó que la declaración de emergencia «también permite llevar adelante el congelamiento de las tarifas por 180 días» y, en ese sentido, destacó que el gobierno anterior «no sólo nos dejó una deuda enorme sino también un aumento del 25% en las tarifas de luz en enero, que frenamos».

«Dispusimos un congelamiento de precios y abrir una negociación con las empresas energéticas para asegurar que las tarifas tengan razonabilidad. Estos cuatro años las tarifas aseguraron la rentabilidad de las empresas pero fueron absolutamente impagables para un trabajador, un jubilado o un docente», opinó.

Analizó luego que ello «no pudo ayudar a la reactivación económica porque la inmensa mayoría de los bonaerenses no pueden pagar esas tarifas y, obviamente, tampoco pueden limitar sus ingresos a otras necesidades básicas o de consumo de la familia».

En el mismo tono, evaluó que la suba de las tarifas también generó perjuicios «para las pymes y los productores rurales» dado que tornaron que en muchos casos su actividad se tornara «inviable» y que quebrasen «pequeñas y medianas empresas» de la provincia.

«La cuestión tarifaria es uno de los elementos que caracterizó al gobierno anterior: tarifas dolarizadas, ingresos bajos, ganancias extraordinarias para las empresas energéticas, muchas de ellas cercanas, amigas y hasta casi familiares del gobierno anterior», aseveró.

Kicillof manifestó que en el plano productivo «se planteó un amplio plan de pagos para las deudas que permitirá a las pequeñas y medianas empresas salir de una situación de ahogo total a la que llegaron entre la subas de tarifas, la caída de los ingresos, las tasas de interés inmensas y la cuestión tributaria».

Por otro lado, subrayó que también se sancionó la emergencia social «que tiene elementos vinculados a la crisis alimentaria», y expuso que «la Legislatura me faculta como gobernador a implementar inmediatamente programas relacionados a la situación del hambre».

Contó, a la vez, que a partir de la aprobación de esta norma se creará un programa para la refacción de las escuelas «que dejaron en un estado precario en algunos casos y lamentable en otros», añadió que existen 600 establecimientos «que tienen emergencia edilicia» y unas 2000 «que requieren de obras».

Expuso que en paralelo se abordará la cuestión sanitaria dado que «reaparecieron brotes de antiguas enfermedades, asociadas a la carencia de vacunas y medicamentos básicos», y agregó: «Vamos a atender lo social, lo sanitario, lo productivo».

«La ley me faculta a llevar adelante otros programas vinculados a la reactivación productiva, una batería de medidas que van a permitir al Ministerio de Producción asistir y ayudar a las pymes en este momento, a poder seguir funcionando», dijo, y finalizó: «El Banco Provincia estará al servicio de los productores».

LF