Un estudio presentado en el Congreso Nacional Bioquímico realizado en la ciudad de Resistencia reveló que se encontraron indicios de «daño genético» por exposición a agroquímicos.

 El trabajo científico demostró una estimación del daño genético en personas expuestas a productos químicos y agentes «genotóxicos», es decir aquellas sustancias que pueden unirse directamente al ADN causando mutaciones que pueden derivar o no en enfermedades oncológicas.

El estudio fue revelado por el doctor Horacio Lucero del área de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE).

La investigación se realizó con diez pacientes, de los cuales cinco están regularmente expuestos a los agroquímicos en zonas productivas del Chaco y los restantes cinco son habitantes de la ciudad de Resistencia.

«Se hallaron rastros de Glifosato y AMPA en todas las muestras de orina incluso en las personas del grupo control que vivieron siempre en la ciudad de Resistencia», dice el informe difundido por la UNNE.

 Según el equipo de investigadores esto abre la hipótesis de que la vía de ingreso de estos agroquímicos sería a través de los alimentos contaminados.

Los tres pacientes que presentaron algún agrotóxico en sangre (piretroides e insecticidas organofosforados) son las que demostraron mayores porcentajes de «aberraciones cromosómicas (AC)» o «micronúcleos (MN)».

El estudio sobre agrotóxicos en sangre hace una aclaración: los compuestos organoclorados y organofosforados se miden en sangre porque son altamente persistentes y de difícil degradación, por lo tanto pueden indicar exposiciones no recientes, mientras que Glifosato de metabolismo más rápido se debe medir en orina y puede indicar exposiciones más inmediatas.

 El número de pacientes estudiados es escaso para una interpretación estadística robusta, pero dado lo laborioso de contar 1100 células por paciente y el costo de la medición de plaguicidas en laboratorio especializado, es un trabajo muy valioso por la combinación de datos de biomarcadores de daño junto con medición de plaguicidas en muestras biológicas.

 Además de Lucero, el equipo de investigadores que participó del trabajo está conformado por Bettina Brusés; Laura Formichelli; José Espíndola; Mariana Cancian; Alejandra Gómez; María Seveso; Ana Black y Raúl Montenegro.

NG