Enviaron a Chaco artículos de primera necesidad para las familias afectadas por las inundaciones que se registran en varias localidades de la provincia y mantiene la colaboración con las fuerzas locales para el traslado y la asistencia de los evacuados.

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación despachó alimentos, colchones, frazadas, artículos de limpieza, rollos de nylon, botas y repelentes, entre otros productos.

En tanto, efectivos del Ejército, Gendarmería y Prefectura Naval continúan con las tareas de evacuación y colaboran con la distribución de los artículos entre las personas damnificadas.

Las inundaciones afectan principalmente a localidades del suroeste y centro del Chaco y el Gran Resistencia.

El Ejército dispuso el empleo de un helicóptero Bell, una lancha y nueve camiones con 60 efectivos. Otro medio aéreo se sumará al operativo en las próximas horas.

Prefectura Naval y Gendarmería prestan tareas, en coordinación con el Municipio de Barranqueras, para relevar y trasladar a los evacuados a los centros especialmente habilitados como refugios.

Prefectura Naval y Gendarmería prestan tareas, en coordinación con el Municipio de Barranqueras, para relevar y trasladar a los evacuados a los centros especialmente habilitados como refugios.

Vialidad Nacional procedió, en forma preventiva, al corte total de la Ruta Nacional 89, a la altura del kilómetro 276, entre las localidades de General Pinedo y Gancedo.

El subsecretario de Operaciones de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, Daniel Russo, coordina las medidas de emergencia con las autoridades provinciales y municipales, Defensa Civil, Bomberos Voluntarios y de la Policía, y Salud Pública.

El Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) informó que son casi 2300 las personas evacuadas de las localidades de Charata, Sáenz Peña, La Tigra, Corzuela, Resistencia, Las Breñas, Napenay, General Pinedo, Meson de Fierro, La Clotilda y Colonia Aborigen.

Las abundantes precipitaciones dañaron caminos rurales y campos, que se encuentran anegados y con dificultades para el escurrimiento de las aguas.

SINAGIR precisó que la situación en la localidad de El Sauzalito, donde había anegamientos por acumulación de agua de lluvia, se encontraba en vías de normalización.

En Formosa, a raíz de la crecida del Río Pilcomayo, el Gobierno nacional se puso en contacto permanente con las autoridades locales para cualquier requerimiento.

      

Melisa Delgado Niglia