La crisis sigue pegando fuerte en todo el frente productivo. Tres grandes empresas de consumo masivo despidieron personal: Arcor, Unilever y Alco Canale.

La alimenticia Arcor despidió a 42 trabajadores de su planta de San Luis, que emplea a un total de 444 personas. «La gente salía hoy de vacaciones, todo el personal tenía una semana de vacaciones, y nos encontramos con esta mala noticia. Entre los operarios despedidos, hay gente con más de 20 años de antigüedad”, dijo Gustavo Sosa, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de San Luis.

Por su parte, la multinacional Unilever cerró su planta de mostaza, kétchup y salsas de La Rioja, lo cual deja sin empleo a 120 personas. También se conocieron 25 despidos en otra alimenticia de gran tamaño como Alco Canale.

Según los últimos datos de la consultora Scentia, el mercado de consumo masivo registró en septiembre una caída del 9,4 por ciento frente al mismo mes del año pasado, es la segunda peor caída desde julio de 2018. Esta merma se monta sobre una caída del 3,7 por ciento en septiembre de 2018 frente al mismo período de 2017. La fuerte caída del consumo en el mes pasado se explica por la baja de todas las categorías. Bebidas sin alcohol bajó 15,3 por ciento, seguido de limpieza de ropa y hogar (-12,4 por ciento), perecederos + frío (-12,0), bebidas con alcohol (-10,0), desayuno y merienda (-8,5) y alimentación, que cayó un 7,3 por ciento.

El derrumbe del mercado interno es el factor principal que explica el achicamiento prácticamente generalizado de todas las grandes empresas del país en los sectores más diversos de la producción y de los servicios. También opera la restricción crediticia que impide aliviar la carga financiera y la devaluación del peso, que multiplicó el peso de las deudas en dólares.

Melisa Delgado Niglia