Desde la Plaza de Mayo hasta céntricas avenidas, los argentinos volverán a protagonizar hoy un nuevo ruidazo nacional contra las políticas económicas y de ajuste del Gobierno.

En una convocatoria espontánea que tomó fuerza en twitter en enero y se ha convertido en algo tradicional cada viernes, en esta ocasión el cacerolazo convocará a una gran mayoría tras conocerse esta semana una nueva alza de precios en el servicio del gas.

Con un país donde muchos cuentan hoy el salario para llegar a fin de mes, las empresas dedicadas a distribuir el gas pidieron elevar hasta un 35,6 por ciento el precio para los usuarios residenciales, comerciales e industriales en busca de garantizar la sustentabilidad del servicio, señalaron.

La reacción a esta otra alza, con el inicio del invierno casi a las puertas -cuando muchos utilizan calefacción-, no se hizo esperar en twitter, donde cientos de usuarios expresaron su inconformidad y convocaron al gran ruidazo nacional esta semana.

Soy un familiar de una persona eletrodependiente, quiero invitarlos a todos al ruidazo de este viernes para decir basta a los tarifazos, apuntó en un video subido a la plataforma de youtube una joven.

Se espera que la manifestación de este viernes, prevista para las 20:00, hora local, se extienda a otras partes del país.

NG