Gloria Gutiérrez, hipotecada UVA en marzo de 2018, salió sorteada por el PROCREAR, compró un departamento de 2 ambientes en Monte Grande, comenzó con una cuota de $3100 y un año más tarde paga $5250. El aumento de la cuota fue de un 67%.

Gloría pertenece al colectivo «Hipotecados UVA Autoconvocados»: «era un grupo que comenzó con 10 personas, hoy somos más de 9.300 personas, todos hipotecados de diferentes líneas y bancos«, señaló.

Con respecto a las medidas anunciadas por el gobierno, Gloria asegura que nunca se concretaron: «Ellos hablaron de 4 medidas: la primera, la extensión del plazo, que en realidad ya existía, estaba como opción dentro de los contratos al momento de firmarlos, por ende fue la no medida. En segundo lugar, en octubre de 2018 dijeron que iban a ponerle tope a la cuota, eso quedó en el aire, la medida no tenía ningún sostén, ni aviso en el Boletín Oficial, no hubo nada más que un anuncio mediático. Como tercera medida, en mayo de 2019 sacaron un seguro que solamente aplicó a los PROCREAR y sólo para los nuevos préstamos, y estaba en tratativa para aplicar al resto».

«Con respecto a la última medida que informaron, no está en el Boletín Oficial, lo único que tenemos es que en algunas sucursales de unos pocos bancos han enviado un comunicado en el que explican que aplicarían la medida en el mes de septiembre, para las propiedades de hasta 140.000 UVAS al momento de escriturar, y que haya obtenido un préstamo de hasta 120.000 UVAS. Obviamente el universo de la gente que compró por menos de este monto no fue mucha. Es una medida que no se verá hasta el mes de septiembre. Y habrá que ver cuánto se paga en en enero, porque estas son sólo medidas electorales y no tratan el problema de fondo«, explicó.

«En ningún caso el beneficio es para los tomadores de préstamos, todo es para mantener la ganancia de los bancos. Uno deja de ser inquilino de un privado para ser inquilino de los bancos», enfatizó Gloria.

También agregó: «en la Agrupación tenemos casos de gente que ya no puede pagar, están pagando por su vivienda más de lo que pagarían por un alquiler». Con respecto a eso, «existe una publicidad engañosa del Banco Central que dice: la relación cuota ingreso no superará un 25 o 30%. Esto no sucede, no hay un tope para este tipo de préstamos».

«El costo de vida en general está aumentando constantemente, hay gente muy endeudada. Es muy difícil salir adelante, se resigna calidad de vida para poder afrontarlo».

Con respecto a los reclamos que los autoconvocados están realizando, Gloria contó: «estamos utilizando todas las vías que encontramos, se han mantenido reuniones con todos los partidos de la oposición, hemos trabajado en la comisión de vivienda de diputados para generar un ante proyecto que obviamente está trabado en la comisión de finanzas que dirige el Diputado Amadeo, y no hay forma de avanzar, porque no nos habilitan el debate«. «Las Defensorías no nos han dado ninguna respuesta. Medidas legales no estamos tomando porque los tiempos de la justicia no son los mismos que los de las familias que hoy están sufriendo para pagar su casa».

«Nosotros pedimos que se deje de indexar el capital y que veamos la mejor forma de poder pagar el préstamo de una manera justa, somos familias asalariadas, no somos inversores inmobiliarios, no compramos las casas para venderlas. Lo hicimos para tener un futuro y tener un lugar seguro para cuando se vuelve de trabajar».

Escucha el testimonio completo ingresando al link:

LF