El presidente del banco Credicoop, Carlos Heller, aseguró que el reperfilamiento de deudas que dispuso el Gobierno nacional no implica caer en un default, ya que «eso es otra cosa: una reestructuracion donde hay una quita, reducción de intereses y extension de plazos». 

«El Gobierno pateó las obligaciones para adelante y de esa manera liberó un flujo de reservas que quedaron disponibles para darle la máxima estabilidad al sistema financiero, de manera que quienes tengan depósitos en dólares van a estar respaldados», explicó Heller en declaraciones a radio Colonia.

El banquero y actual dirigente del Frente de Todos planteó que las actuales autoridades «no pueden plantear soluciones de fondo y tienen que administrar la transición». En ese sentido, consideró que «postergar los vencimientos de estos bonos es mucho más atinado que pagar y seguir achicando las reservas».

Así, a partir de las medidas anunciadas ayer por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, el Gobierno busca «dar sustentabilidad tranquilidad a los depositantes del sistema financiero y vender dólares para que no se dispare la cotización», explicó el dirigente.

Heller cuestionó el «endeudamiento irresponsable de los últimos años, con una suba del ratio sobre el PIB que pasó de 33% en 2015 a casi 100% en la actualidad», y consideró que la política implementada «tornaba inevitable una renegociación». 

«Lo más peligroso en esta situación es el pánico o el efecto manada, que provoca daños a los mismos que corren», advirtió Heller. Además, respaldó por último la medida del Banco Central que impidió a los exportadores tomar créditos en pesos, «ya que lo que hacían era dejar los dólares afuera, y ahora tendrán que venderlos para seguir operando». 

Agenhoy