Utilizar el teléfono y los dispositivos con pantalla para sostener una comunicación fluida con otros, conservar rutinas sobre todo las alimenticias y hacer ejercicio físico son algunas de las claves para afrontar el aislamiento social indicado para personas mayores ante la pandemia de coronavirus.


«La responsabilidad de estar aislado no es solamente de quien tiene que quedarse en casa sino de la familia y de los amigos. Acompañar y colaborar con las personas mayores es una responsabilidad de todos», explicó el psicogerontólogo Ricardo Iacub, subgerente de Desarrollo y Cuidado Psicosocial del PAMI.


Y continuó: «Esa responsabilidad tiene que traducirse en contención afectiva pero también en ayuda práctica como ofrecer ayuda para ir a comprar comida o remedios, por ejemplo».

El especialista aconsejó a las personas mayores, que tienen indicación de aislamiento social desde el domingo, que «organicen una rutina a partir de la cual puedan seguir realizando actividades, como por ejemplo cada media hora hacer algún ejercicio con los brazos, piernas y rodillas; caminar dentro de la casa, etc».


En las rutinas, Iacub recomendó especialmente el sostenimiento de buenos hábitos alimenticios «tanto en sus horarios como en su calidad».
«Por otro lado -sostuvo- necesitamos comunicarnos y a pesar de que la comunicación personal está limitada, podemos hablar mucho por teléfono, usar Facebook, WhatsApp, es decir, sostener contacto cotidiano y fluido con otros».


También consideró importante «ejercitar la mente para que no nos paralice lo que está pasando, porque necesitamos bajar las revoluciones y dejar de escuchar noticias cuando sentimos que nos están haciendo mal».
En el mismo sentido, José Ricardo Jauregui, presidente electo de la Asociación Internacional de Geriatría y Gerontología, elaboró una «guía» con siete puntos para sobrellevar el aislamiento social.


«En primer lugar es importante que comprenda por qué debe estar aislado. En esta coyuntura puede sentir ansiedad, angustia, bronca, desesperanza y por supuesto, soledad, entonces es clave que se informe y organice para que esos sentimientos no se transformen en condiciones o patologías», sostuvo Jauregui.


El especialista coincidió en la importancia de que «continúe relacionándose a través de la tecnología ya sea por teléfono, mail o redes sociales, y en esto es importante que el entorno responda».


La tercera propuesta es que elabore una lista con actividades que siempre quiso hacer y nunca pudo dedicar el tiempo necesario (ordenar la biblioteca, esa caja de fotos en papel, etc.), tratar de no quedarse trasnochando y moverse haciendo los ejercicios que se puedan en interiores.


En relación a la información, Jauregui sugiere que se «informe lo necesario de fuentes oficiales o profesionales reconocidos, pero que no se deje llevar por rumores, ni comparta información que no es de una fuente reconocida».


«En este contexto -sostuvo- evitar el morbo es clave y para eso no hay que ver notas que causen tristeza, dolor o miedo. Estar todo el tiempo conectado con lo que pasa no mejorará la situación ni la de la persona mayor ni la del mundo».


Finalmente, el gerontólogo recomendó «no ser fatalista» a las personas mayores mientras que al resto les sugirió «estar atentos a las personas mayores que viven cerca para ofrecerles ayuda».
Para dudas o consultas sobre el COVID-19, PAMI habilitó la línea 138-opción 3.

Liliana Lopez