Todo ocurrió cuando Vidal caminaba por la calle Constitución hacia la esquina Sarmiento. A su paso, varias maestras comenzaron a preguntarle por la explosión de la escuela en Moreno.

Al mismo tiempo se multiplicaban los reclamos por la falta de inversión en las escuelas por parte del estado provincial, la calidad de los alimentos en los establecimientos educativos y el intento del cierre de las escuelas del Delta. Al llegar a Sarmiento y Constitución Vidal ingresó con los concejales de Juntos por el Cambio a la cafetería Pompeii, que está ubicada en dicha esquina.

Afuera comenzaron a juntarse vecinos que, sumados a los docentes, cuestionaban la presencia de la gobernadora en la ciudad. “Ella quiso cerrar las escuelas del Delta”, “Vidal da la cara”, “Es una vergüenza lo que los alumnos tienen que almorzar en las escuelas públicas”, fueron algunos de los reclamos que se pudieron escuchar.

Finalmente Vidal salió de la cafetería para ingresar a una camioneta que apenas se detuvo para recogerla. Y se fue al grito de “¡Fuera!”, acompañada por el concejal y subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales, Alex Campbell.

NG