Mientras el Gobierno habla de ajuste y austeridad, sus principales funcionarios siguen derrochando recursos para los propios.

Ese es el caso del presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, que se vio envuelto en un nuevo escándalo al nombrar a dos de sus asesores como «subgerentes departamentales» de la entidad. Tienen sueldos cercanos a los 200 mil pesos.

Las designaciones desataron la furia del sindicato La Bancaria, que amenazó con un paro en caso de que el Directorio no dé marcha atrás con la decisión. «Nos veremos en la obligación de llevar adelante medidas de acción gremial directas, siendo las autoridades de la institución las responsables por la alteración del normal desempeño de la actividad bancaria», informaron.

Según la comisión gremial interna, la decisión fue tomada «entre gallos y medianoches, a espalda de los trabajadores» y constituye «una clara violación a la carrera bancaria».

«Al mismo tiempo que niegan el ingreso de nuevos trabajadores al banco e incumplen con el acta acuerdo del año 2011 que taxativamente determina el porcentaje de vacantes que deben ser ocupadas por hijos y empleados de la institución, ahora designan a asesores a dedo ubicándolos en uno de los más altos escalafones de la carrera bancaria», sostiene el comunicado.

A su vez, cuestionan que en un momento de extrema debilidad, efectivizan un pase a planta permanente de dos sueldos de alrededor de $200.000 pesos mensuales sobre el final del mandato para adelantarse a un eventual cambio de gobierno.

Agenhoy