El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, advirtió por una posible saturación del sistema sanitario en la Provincia.

«Tenemos poblaciones muy grandes en el conurbano que si se enferman todas juntas, hacen estallar el sistema», señaló Gollan al justificar la decisión de cerrar Villa Azul ante la aparición de más de 140 casos positivos de COVID-19.

El funcionario de Kicillof dijo que «aislamos Villa Azul porque los estamos cuidando, en el medio de una pandemia, es en lo único que pensamos». Y explicó que cuentan con un mapa de riesgo «donde aparecen casos que eran aislados durante el operativo detectAR pero es la primera vez donde en un solo lugar hay un brote de tipo explosivo».

En línea con lo plantedo por el mandatario provincial, dijo que si esta situación se hubiese dado «dentro de un edificio de una empresa corporativa, el criterio de acción será muy parecido, si ocurriera en un country cosa que es más difícil por la distancia de las casas, el criterio también sería preservar para cortar las líneas de contacto».

«La evolución de los últimos 20 días no la podemos detener y si seguimos en la misma proyección podemos llegar a tener problemas de tensión fuerte en el sistema de salud a fines de junio», anticipó el titular de Salud.
Ante las críticas del dirigente Daniel Menéndez, quien denunció que se crean «guetos de pobres» con el cierre de este barrio, manifestó: «Es desatinado el comentario».

«Estamos trabajando dentro del barrio todos los días, escuchar este tipo de cosas nos molesta porque pensamos lo mismo en términos de la dignidad de la gente pero hoy hay que cuidar ese barrio y la manera es evitar que entre y salga gente, cuidar casa por casa. es un criterio de cuarentena colectiva», dijo el funcionario.

LF