El ministro de Justicia y Derechos Humanos, llamó a los legisladores a dar «un debate plural» sobre la reforma del Código Penal, al presentar el proyecto de ley ante la comisión de Justicia del Senado.

Garavano remarcó que el actual Código Penal data de 1921 y advirtió que las «más de 900 reformas» que se le han realizado desde entonces «han terminado de desnaturalizarlo».

Ante los senadores, el ministro llamó a dar «un debate plural» para la que calificó como «una de las leyes más trascendentes para la vida en comunidad».

«El Código necesita ser sancionado nuevamente, ya que hay delitos nuevos que fueron incorporados en leyes», sostuvo y señaló que el proyecto elevado al Senado es el número 18 que se presenta en los últimos años.

Garavano aseguró que la propuesta «es de avanzada» en temas vinculados a la violencia de género, a la regulación de ciberdelitos, al nuevo régimen penal de las empresas para que sean sancionadas como empresas más allá de los miembros de su directorio.

El ministro ponderó el trabajo desarrollado desde hace dos años por la comisión de Reforma del Código que dirigió el camarista Mariano Borinsky y remarcó que tuvo el «valor adicional» de que «más de 10 mil personas se inscribieron para hacer aportes y enterarse de los avances», a través de la plataforma de gobierno abierto Justicia 2020.

Finalmente, el funcionario informó que el Gobierno «decidió enviar sin reformas» la propuesta para «respetar el trabajo de la comisión sin tocar una coma de ese trabajo», con excepción del artículo 275 que planteará una única modificación sobre el delito de falso testimonio ya que «mentir a la autoridad judicial es algo que sólo nuestro país ha ido admitiendo y que genera un daño enorme a nuestro sistema de justicia».

Melisa Delgado Niglia