El gerente de Recursos Humanos de la firma, Flavio Olea dijo ayer que «es una mañana triste, pero es algo que se venía esperando en el transcurso de todo el mes, la gente ya era consciente», de la situación y los despidos.

Alrededor de 300 trabajadores de la fábrica de zapatillas Dass, de la localidad misionera de El Dorado comenzaron a recibir sus telegramas de despidos y una cantidad similar de empleados fueron licenciados producto de la «reestructuración» que está realizando la planta, informaron fuentes de la empresa que fabrica para Nike y Adidas, entre otras marcas.

Según Olea, la empresa tenía dos opciones: «una era cerrar la planta de forma permanente y la segunda era una reestructuración», con reducción del personal, por lo que «se optó por la segunda y seguir apostando a Eldorado», afirmó.

De esta forma, Dass continuará funcionando con poco más de 300 empleados en la planta ubicada unos 200 kilómetros al norte de Posadas.
«Muchas empresas han cerrado y necesitamos colaboración del Gobierno», aseguró Olea, porque en los últimos años, «el trabajo fue decreciendo por la economía y la apertura indiscriminada de las importaciones», manifestó.

La planta de zapatillas Dass llegó a funcionar con 1.500 trabajadores y aunque se había dicho que la planta se cerraría a fin de año, Olea indicó que en diciembre «seguiremos trabajando con los pedidos que tenemos, pero está claro que necesitamos más pedidos para salir adelante» y explicó que con unas 5.000 órdenes más «tendríamos que salir a incorporar gente».

Para finalizar, explicó que «por la tarde todos van a tener abonados sus sueldos y la liquidación final que corresponde, todo en tiempo y forma».

Agenhoy