El Gobierno oficializó la extensión del programa Precios Máximos, que venció.

Mediante una resolución publicada en el Boletín Oficial, estableció que los valores de los productos alcanzados continuarán sin cambios hasta fines de junio.

De esta forma, se prorrogó hasta el 30 de junio inclusive la medida puesta en vigor el 19 de marzo pasado, cuando inició la cuarentena, la cual estableció precios máximos para alimentos y productos de higiene personal de acuerdo a los valores que regían el 6 de marzo, ya que ante la irrupción de la pandemia de coronavirus en el país se había desatado una oleada de aumentos.

El programa ya fue prorrogado en dos oportunidades, y, a partir de mañana, se extiende una vez más por un plazo de 43 días, ante la perspectiva de continuar con las medidas de aislamiento social y los problemas económicos que esto trae acarreado.

Por otra parte, también se intima a «las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y comercialización de los productos» contemplados en la resolución 100, del 19 de marzo, «a incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada y a arbitrar las medidas conducentes para asegurar su transporte y provisión durante el período de vigencia de la presente resolución».

Así quedó estipulado en la resolución conjunta 113 del Ministerio de Desarrollo Exterior y la Secretaría de Comercio Interior, la cual lleva la firma del titular de la última entidad, Paula Español.

Todas las presentaciones que se efectúen en el marco de este programa «deberán realizarse mediante la Plataforma de “Trámites a Distancia” (TAD), del Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE)». Además, el plazo de la medida «podrá ser prorrogado en atención a la evolución de la situación epidemiológica del Coronavirus Covid-19».

La resolución indica en su texto que previo a la vigencia de Precios Máximos «se han verificado aumentos generalizados en el precio de venta de productos tanto de alimentos para la población, así como también, de productos de higiene y cuidado personal», aumentos que «resultan irrazonables y no se corresponden con las variaciones recientes de las estructuras de costos de producción».

Al respecto, se remarcó que «este aumento general de precios afecta especialmente el bienestar general de la población al proyectarse en el marco de la ampliación de la emergencia pública en materia sanitaria».

«Lo que sucede en nuestro país se enmarca en un contexto de pandemia mundial que podría provocar, si no se adoptan las medidas adecuadas, una potencial crisis social sin precedentes, por lo que se deben tomar todas las medidas necesarias para morigerar su impacto en el sistema económico», subraya la medida.

En función de la extensión del período de aislamiento social, «deviene un deber el salvaguardar el bienestar del pueblo argentino y asegurar el acceso a los bienes de consumo general esenciales en condiciones razonables, justas y equitativas por parte de todos y todas».

Debido al «contexto de emergencia económico, social y sanitaria declarada», la Secretaría de Comercio Interior considera «menester intimar a las empresas que forman parte de la cadena de producción, distribución y comercialización de los bienes de consumo masivo incluidos en el Sistema Electrónico de Publicidad de Precios Argentinos (SEPA) a incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada».

A estas empresas les piden también «arbitrar los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución, con el fin de satisfacer la demanda creciente de la población y entidades públicas de los distintos niveles de gobierno y evitar, de este modo, situaciones de desabastecimiento».

LF