El gobernador bonaerense Axel Kicillof consideró correcto que los gremios de docentes de la provincia le «exijan más» en el marco de la paritaria. Además, dijo esperar que las clases «empiecen a tiempo».

Fue luego de que el secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, afirmara que le iba a exigir más a Kicillof que a la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

Kicillof calificó, además, de «excelente, dadas las circunstancias», su primer balance de gestión.

«Está bien que los docentes me exijan más en ese terreno, porque yo en vez de ponerme en un lugar de agresión o en un ataque a los maestros y a la escuela pública, estoy exactamente del otro lado», dijo el gobernador.

Aclaró que «después está lo que se puede o no hacer, pero hay que ir buscando un camino».

La Provincia convocará a un nuevo encuentro paritario a los maestros del Frente de Unidad Docente bonaerense cuando finalice la paritaria nacional, que volverá a reunirse el 26 de febrero próximo.

Sobre la situación de la provincia, Kicillof dijo que «obviamente, hay una situación de recursos y de endeudamiento que está sin resolver. Los representantes sindicales lo saben.»

Kicillof fustigó la gestión de Vidal en educación: «Se dijeron en estos cuatro años cosas muy equivocadas sobre la educación pública, como que caías en la escuela pública, o que los gremios eran prácticamente mafiosos», lamentó.

«Como han perdido y han sido tan atacados, quieren recuperar el salario», sentenció.

Rodrigo Gauna