Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), durante el primer mes del año 8 de cada 10 negocios registraron menores ventas respecto al mismo período de 2018 y profundizaron la contracción en el rubro durante 13 meses consecutivos: el sector sintió con dureza el impacto de la fuerte pérdida en el poder adquisitivo.

Los retrocesos más fuertes aparecieron en Bijouterie (14,9%), Calzado/Marroquinería (14,8%), Muebles (14,3%), Bazares/Regalos, Joyerías y relojerías (13,8%). En enero pasado, el 77,4% de los comercios consultados tuvieron bajas anuales en sus ventas, frente al 72,1% de diciembre; el 15,5% creció y el 7,1% se mantuvo sin cambios, apuntó la cámara empresaria.

“Enero se encontró con un cliente comprando lo justo y necesario, y un empresario dispuesto a vender como sea”, indicó la CAME en alusión a los descuentos por compra en efectivo, las facilidades de pagos con tarjetas de crédito y otras promociones que aún se ven en los puntos de venta a la calle.

Las “ventas en locales al público disminuyeron 11,6% anual con todos los grandes rubros relevados en baja” mientras que se registró una suba del 4,8% en las ventas de bienes por internet.

En promedio, las cantidades vendidas por los comercios minoristas descendieron 10% en enero frente a igual mes del año pasado, dentro de la tendencia a la retracción que se acentuó desde agosto pasado.

Emmanuel Angelozzi