Fue en los distritos de La Plata, Mar del Plata (General Pueyrredón) y Bahía Blanca.

Las conclusiones forman parte de un relevamiento realizado por el Observatorio de Políticas de Seguridad (OPS) de la Universidad Nacional de La Plata, que midió el nivel de conflictividad bonaerense.

Más de la mitad de las protestas registradas se produjeron en La Plata, de acuerdo al informe que permite también visibilizar las dinámicas regionales al incorporar datos de Berisso y Ensenada.

El 55,5% tuvo lugar en La Plata, el 33,9% en General Pueyrredón y el 10,6% en Bahía Blanca.

En los tres distritos relevados, la crisis económica y social es un factor determinante que mueve a las personas a movilizarse. “La demanda central de 4 de cada 10 reclamos registrados se vincula a temas económicos (cuestiones laborales, salariales y críticas a las políticas económicas), ya sea que afecten a actores puntuales o a la sociedad en su conjunto”, señala el documento.

Asimismo, el informe da cuenta que alrededor del 40% de las demandas secundarias de las protestas también refieren a razones económicas. Y, remarca que alrededor de 4 de cada 10 protestas son demandas que se sostienen en el tiempo, que no se resuelven por la intervención de las autoridades estatales.

El estudio indica que los municipios son los actores más demandados. Las movilizaciones se dirigen a los municipios en un 30,3%, seguido por el “gobierno nacional”, con el 24,2%, y el “gobierno provincial”, con el 16,1%.
“Se evidencia así tanto el interés de los medios de comunicación en la cobertura de conflictos locales como la municipalización de la política, considerando que los municipios en las últimas décadas absorbieron tareas y se consolidaron como el primer mostrador de atención de la gestión pública”, añaden los autores del informe.

Las protestas más comunes son desarrolladas por grupos pequeños. Del 28,4% de las protestas participan grupos de menos de 50 personas y del 18,5% grupos de menos de entre 50 y 100 personas. Las protestas grandes, de entre 100 y 500 personas, son el 18,4% y solo el 10,7% fueron protestas de más de 500 personas, según los hechos en los que se pudo determinar la cantidad aproximada de personas.

Si bien varias de las movilizaciones que se difunden por los medios son promovidas por organizaciones sociales, el relevamiento indicó que buena parte de las registradas en los tres distritos no respondieron a esa característica.

“Es notable la gran participación de sectores no organizados en la protesta pública, considerando que 4 de cada 10 conflictos registrados son motorizados por “vecinos/as” y “trabajadores/as no organizados” (o trabajadores/as que no reclaman a través de sindicatos)”, destaca el estudio.

A su vez, el Observatorio, que está asentado en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNLP, señaló que la mayoría de las movilizaciones no generaron daños. “En la enorme mayoría de las protestas sociales no se registran daños. En el 94,9% de los casos no se registraron roturas de bienes públicos, daños en paredes, personas heridas ni roturas de bienes de terceros, mientras que sí se registran en el 5,1%”, remarcó el estudio. 

Agenhoy