El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, autorizó la reapertura de 53 fábricas en ese distrito, luego de que fueran aprobados los protocolos sanitarios dispuestos en el marco de la pandemia de coronavirus.

Tras ser autorizados por el Gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires, el más populoso municipio del conurbano bonaerense -con casi 2 millones y medio de habitantes- habilitó a medio centenar de fábricas a volver a funcionar «con el objetivo de reactivar la producción en La Matanza».

Entre las fábricas autorizadas se encuentran las empresas Mercedes Benz de la localidad del Virrey del Pino y Acindar de La Tablada, que -al igual que el resto de las habilitadas- «se comprometieron bajo declaración jurada al estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios que corresponden a sus actividades», según informó el Municipio a través de un comunicado.

También firmaron un compromiso para hacerse cargo del «traslado de sus empleados para que no utilicen el transporte público, a tomarles la temperatura al ingresar al personal y a realizar el registro de la limpieza en las instalaciones».

Estas empresas pertenecen a los más diversos sectores productivos: autopartista, plástico, juguetes, químico, metalúrgico, textil, confecciones y calzado, entre otros.

Desde el Municipio señalaron que «esta reapertura permitirá volver a la actividad a empresas que se distinguen por su capacidad exportadora, a otras que producen maquinaria o insumos imprescindibles para mantener el abastecimiento local y son multiplicadoras de producción de otras industrias».

Al respecto, la secretaria de Producción local, Débora Giorgi, afirmó que «además de los requerimientos de Nación y Provincia, el Municipio dispuso de requerimientos propios».

«Para eso, realizamos una visita previa a que se abra la fábrica para evaluar que las instalaciones y disponibilidades de distanciamiento, entre otras medidas, estén disponibles para que cuando ingresen los empleados estén en condiciones de cumplir el protocolo», explicó.

En los decretos municipales quedó establecido también que «estas medidas podrán dejarse sin efecto, conforme la evolución del cuadro epidemiológico y sanitario del Municipio, retrotrayendo las condiciones a las existentes con anterioridad si fuera necesario».

Liliana Lopez