La Defensoría General de la Nación recibió durante 10 años más de 21 mil consultas por violencia de género, y en el mismo período patrocinó a cerca de seis mil mujeres.

En tanto, en el informe dado a conocer en las últimas horas por la Defensoría, se supo que durante el año pasado se registraron 2499 consultas, las que derivaron en patrocinio en 1017 oportunidades por configurar situaciones de violencia de género.

Estos datos indican que, en promedio, durante 2018 las oficinas recibieron por mes 208 consultas, otorgaron 85 patrocinios nuevos mensualmente, y que el número de patrocinios otorgados verificó un incremento respecto al año anterior (del 8%), aumento que se viene sosteniendo desde 2014.

Los casos recibidos que involucran hechos de violencia de género y habilitaron la intervención de los servicios que brinda la Defensoría constituyen, en su inmensa mayoría, situaciones de violencia en las relaciones familiares o afectivas.

En el informe también se señala que en 29 casos se intervino en otras formas de violencia de género, como ser violencia laboral (25 casos) e institucional (tres casos).

De los datos analizados para el informe se desprende que las personas se acercaron a los servicios de asesoramiento y patrocinio, dependiente de la Comisión sobre Temáticas de Género, arrastraban situaciones de violencias previas, incluso de larga data.

El 83% de las mujeres presentó la denuncia luego de haber sufrido los maltratos por un período superior a un año.

De las presentaciones realizadas, se supo que cuatro de cada diez personas refirieron maltratos de una duración de entre uno y cinco años; y dos de cada diez comunicaron que el maltrato se mantuvo de seis a diez años (19%) o durante diez o más años (22%).

En general, las mujeres asistidas con hijos relataron que la violencia se extendió hacia ellos, ya sea porque la sufrieron de manera directa (en el 57% de los casos) o porque la presenciaron (82% de los casos).

Por último, un tercio de las asistidas manifestó que con anterioridad ya había interpuesto alguna denuncia por hechos de violencia (en el 30% de esos casos, se presentaron dos o más denuncias previas).

«Este dato indica la necesidad de repensar los mecanismos actuales de protección y evaluar otros modelos superadores, que logren brindar respuestas más eficientes y de fondo a la situación de las mujeres que buscan medidas de protección», se remarcó en el informe.

LF