Los efectos demoledores por la pandemia impactan en todos los frentes de la actividad económica.

Ahora es el turno de las cámaras empresarias que agrupan a las empresas de transporte público de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), quienes advirtieron en las últimas horas que se encuentran en estado de alerta y anticiparon que esta semana ya no podrán pagar el gasoil para cumplir con la frecuencia pautada.

Los más afectados son los colectivos provinciales y municipales de la provincia y le reclaman al gobierno de Axel Kicillof y a la Nación una deuda de $5.270 millones por compensaciones adeudadas.

Daniel Millaci, titular de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Pasajeros (CEAP) manifestó que: «Tenemos que agradecer a los choferes que no habiendo cobrando los sueldos completos, estén trabajando. Por la cuarentena nuestra recaudación genuina cayó a menos del 5% y los pagos de las compensaciones están atrasados de manera drástica, en especial en la provincia de Buenos Aires. Ya casi no hay para comprar gasoil. Así que en la medida en que se acaben los fondos, las líneas irán parando».

‘Ya casi no hay para comprar gasoil. Así que en la medida en que se acaben los fondos, las líneas irán parando’, dijo Daniel Millaci de la CEAP.

«Los funcionarios nos dicen que por el momento no pueden pagarse las compensaciones, que lo están tratando con Nación. Nosotros hablamos con nuestro intrlocutor natural que es el subsecretario (Gabriel) Bermúdez y también con (el ministro Mario) Meoni y estamos a la espera de una respuesta», agregó.

La situación impacta sobre más de 250 empresas, en su mayoría pymes, que atienden aproximadamente el 80% de los servicios de transporte público y emplean a más 50.000 personas en forma directa.

«No queremos paralizar los servicios como si fuera una medida de fuerza, porque no lo es. Las empresas estamos todas haciendo agua. Venimos golpeadas de la gestión de Dietrich que fue pésima económicamente para nosotras», finalizó Millaci.

LF