“Queremos que se agilice este problema. Tomamos esta medida porque necesitamos 140 coches para funcionar y contamos solamente con 40. Salimos a trabajar, pero llegó un momento que no pudimos dar más”, sostuvo el trabajador Abel Rodríguez.

Por este conflicto, los empleados no están cobrando su salario, tal como afirmó Rodríguez, aunque siguen su lucha porque reciben el apoyo de los 50 mil pasajeros, hoy afectados por la falta de transporte. “Vamos a ir a tocar las puertas a donde sea y a juntar firmas”, aseguró el trabajador.

No es la primera vez que la empresa busca vaciar la compañía. A comienzos de 2018, la falta de combustible derivó en un conflicto que se extendió en el tiempo y dejó a usuarios sin el servicio durante varias semanas. Los choferes dieron inicio a un paro por falta de insumos y unidades en condiciones de transportar pasajeros, además de conflictos con los salarios. 

Hoy por la tarde se encontraban los Trabajadores de la empresa, que contempla las líneas 112, 165 y 243, se apostaron esta mañana frente a la sede local del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires.

LF