Las trabajadoras de Mielcitas y Naranjú presentaron los trámites para convertirse en una asociación autónoma y reabrir sus puertas.

«Presentamos los papeles en el INAES y nos tienen que dar una matrícula para poder funcionar como cooperativa», contó Silvia Ayala en “Primera Mañana”

La trabajadora explicó las causas que llevaron al cierre de la fábrica y cuestionó a la dirigencia que estuvo a cargo. «Se llegó hasta acá por un mala gestión de la empresa. No hacemos productos caros, y más allá de la crisis económica general lo que hubo acá fue  un vaciamiento empresarial» .

«Cuando cerró la fábrica 101 familias nos quedamos sin trabajo y hoy somos 88 integrando la cooperativa», contó.

Respecto al ofrecimiento de la empresa cuando presentó quiebra dijo «nos había ofrecido que nos quedáramos el 50 por ciento adentro pero empezando de cero, sin reconocer antigüedad, algunos de nosotros hace 30 años que estamos acá. Y al otro 50 % le proponía despido con el pago de la mitad de la indemnización» .

Sobre la lucha que transitan «La fuerza nos sale porque somos todas sostén de familia y si no llevamos el plato a la mesa nadie nos los va a regalar. Decimos que Mielcitas es de nosotras o no va a ser de nadie, tenemos toda una vida, muchas historias adentro de la fábrica y la vamos a sacar adelante», relató

Escucha la nota completa:

AgenHoy Digital