Así lo dijo el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni y admitió que hay “una crisis carcelaria importante, con una superpoblación tremenda”.

“Hay diferentes actores del ámbito público y de organizaciones de derechos humanos que ven cómo afrontar la situación. Algunos plantean adelantar libertades”, expresó Sergio Berni en declaraciones radiales.

Y agregó: “Yo solo dije que estoy de acuerdo con que el sistema penitenciario no es un lugar de penas sino de rehabilitación. Para eso hay que hacer una fuerte intervención estatal. Yo estoy de acuerdo que en lugar del 2×1 por libertad sea el uno por uno como en Brasil: que tengan un año de trabajo por uno de libertad, pero que el de trabajo sea productivo, que se hagan escuelas, casas, que cada preso produzca lo que consume”.

“Hay que abordar el sistema penitenciario de manera integral. Si el Estado a la hora de contratar pide un certificado de reincidencia y si tiene antecedente penal lo rechaza, ¿Qué podemos esperar de los particulares? Si encarcelamos, es pan para hoy y hambre para mañana. El 85% de los delitos lo cometen reincidentes que vuelven con más violencia y adicción por el delito”, concluyó el ministro de Seguridad bonaerense.

Melisa Delgado Niglia