Fue con 45 votos a favor y ninguno en contra, y ahora la iniciativa volverá a Diputados para obtener su aprobación final.

La oposición de Juntos por el Cambio modificó el proyecto que tenía media sanción de la Cámara de Diputados.

Entre otras modificaciones atenuó el impacto del Impuesto Inmobiliario y la sobretasa en la carga y descarga en los puertos.

En el Senado, Juntos por el Cambio modificó el alcance del aumento en el Impuesto Inmobiliario urbano.

La cantidad de partidas a las que abarca la suba del 75% se redujo de 2.600.000 a 600.000.

Además, el beneficio de un descuento por abonar el impuesto en un solo pago pasará del 20% a un 25%.

Por otra parte, el aumento de los ingresos brutos para la fabricación de medicamentos quedará en el 1,5%, mientras Kicillof buscaba llevarlo al 3,5%.

Similar fue la situación con los ingresos brutos para los servicios profesionales, que se mantendrán en 3,5% en vez de aumentar a un 4,5%, como pretendía el gobierno bonaerense.

Más temprano, en el comienzo de la sesión en Diputados, los legisladores Juan Pablo De Jesús (Frente de Todos) y Santiago Nardelli (Juntos por el Cambio) mostraron su conformidad por empezar a tratar la ley después de múltiples negociaciones.

«La gran mayoría de los bonaerenses va a tener aumentos muy por debajo de la inflación y un sector muy pequeño va a tener aumentos por encima de la inflación», sostuvo De Jesús, en referencia al impuesto inmobiliario urbano, uno de los ítems en donde el oficialismo cedió al modificar la cantidad de propiedades que abarcaba el mayor escalón del aumento.

Nardelli, por su parte, aludió al artículo 100, que trata el aumento de los ingresos brutos a los servicios portuarios.

«El artículo 100 redactado como está viene a gravar una sobretasa al ingreso bruto. El ingreso bruto se aplica sobre facturación, no sobre tonelada. Tenemos un problema técnico en la aplicación de este impuesto», advirtió.

El presidente del bloque de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, señaló: «Somos una oposición responsable y dialoguista.

Una oposición que busca el equilibrio en esta ley, que es no desfinanciar al gobierno de la provincia, pero cuidar a los bonaerenses».

Por su parte, el presidente del bloque oficialista, Facundo Tignanelli, le pidió a la oposición que en el Senado «acompañen de forma integral la ley» más allá de «los cambios que le van a introducir y votar con la mayoría que tienen».

El diputado de Juntos por el Cambio Matías Ranzini advirtió que «la carga impositiva que quiere Kiciloff para los puertos va a generar que los barcos carguen y descarguen en Rosario o Ciudad de Buenos Aires, debemos cuidar la actividad portuaria bonaerense derivada de nuestra producción y obviamente su nivel de empleo. Los sindicatos también deberían de estar preocupados».

Kicillof modificó 9 puntos del proyecto original que sirvió para acercar posiciones con la oposición.

Decidió que los jubilados con haberes mínimos no paguen el impuesto inmobiliario urbano, reducir la alícuota de ingresos brutos a las actividades de los profesionales y a la venta de los comercios minoristas, extender beneficios para las pymes del sector agropecuario, descentralizar en los municipios el cobro de patentes modelos 2009, eximir del pago de tasas e impuesto inmobiliario a las asociaciones civiles y poner un techo al incremento del impuesto automotor, que no podrá ser mayor a la inflación de 2919.

Agenhoy