Por el asesinato del joven de 18 años en la puerta de un boliche de la localidad de Villa Gesell, permanecen detenidos diez jugadores de rugby.

 La comunicación, que se produjo este domingo, fue confirmada a los medios por Silvino Báez, padre del joven asesinado, aunque sin brindar mayores detalles sobre la conversación.

 Fuentes del Vaticano citadas por el canal TN se limitaron a destacar la comunicación de Francisco con los padres de Fernando Báez Sosa como «un gesto y un mensaje del Papa para la sociedad, ante las situaciones de violencia que se viven en estos momentos en la Argentina y en el mundo».

 Fernando Báez Sosa era católico, educado en el colegio Marista del barrio porteño de Caballito y participaba en proyectos solidarios.

 El 18 de enero pasado a la madrugada fue asesinado a puñetazos y patadas en la puerta del boliche Le Brique y por el hecho permanecían detenidos los diez rugbiers oriundos de la localidad de Zárate.

Bernarda Tinetti