Desde hoy -20 de mayo- quedó implementado la nueva definición del kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol, tal como se acordó en noviembre de 2018 durante la Conferencia General de Pesos y Medidas que tuvo lugar en Francia.


Y esto es así porque entra en vigor la nueva definición del Sistema Internacional de unidades de medida (conocido como SI) para el kilogramo, aprobada en la última Conferencia General de Pesos y Medidas (CGPM) celebrada en Versalles (Francia) el pasado noviembre.

Además de la forma en la que calculamos la masa, también serán diferentes la unidad básica de la temperatura (el kelvin), de la intensidad de la corriente eléctrica (el amperio) y la de la sustancia (el mol).

Todas estas medidas tendrán como base constantes universales, que son, por definición, invariables.

Para tranquilizarnos, hay que aclarar que según los especialistas, el simple ciudadano no se verá afectado en nada. El kilogramo se seguirá llamando igual y el verdulero nos seguirá dando la misma cantidad de manzanas.

Melisa Delgado Niglia