El presidente Alberto Fernández se reunió con gobernadores en Olivos para interiorizarlos de la oferta que realizará Argentina para reestructurar la deuda externa.

Alberto Fernández aseguró que «una deuda sostenible es una deuda que no postergue a la Argentina», y afirmó que la negociación con los acreedores fue llevada adelante «con la misma buena fe» que hubo desde el principio, pese a la pandemia del coronavirus.

Tras encabezar una reunión en la residencia de Olivos junto con gobernadores para anunciar la propuesta para honrar la deuda externa, el jefe de Estado reafirmó que Argentina «no aprovechó esa coyuntura mundial para dilatar la solución al problema» de su endeudamiento.

«Nos propusimos hacer lo mismo que en 2003. En aquella oportunidad debimos hacer frente a un default heredado y en esta ocasión a uno virtual. Pero asumimos el compromiso de salir de esta situación. Vamos a pagar la deuda sin que haya más postergaciones para los argentinos», sostuvo el jefe de Estado.

En ese sentido, el Presidente reafirmó que una «deuda sostenible es una que no postergue a la Argentina» y las necesidades que el país «tenía en diciembre y que se han incrementado a partir de la debacle por la pandemia» de coronavirus.

Sobre la propuesta

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que la oferta de canje de deuda «incorpora un período de gracia» en el que no se pagará capitales ni intereses hasta 2023. «Aún no se ha llegado a un entendimiento con los bonistas», dijo en la reunión en Olivos.

La propuesta de reestructuración de la deuda de US$ 68.843 millones emitida bajo legislación externa incluye un período de gracia de tres años, hasta el 2023, y una quita del 62 por ciento de los intereses.

La propuesta será presentada formalmente este viernes ante la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, según su sigla en inglés).

Así lo anunció esta tarde el ministro de Economía, Martín Guzmán, en un encuentro que fue encabezado por el presidente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos. Estuvieron presentes también la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y gobernadores provinciales.

LF